domingo, 4 de diciembre de 2016

Lisarda, previsora

Don Gil: De Dios has de renegar.
Lisarda: Harélo una vez y dos.
Don Gil: Y de la Madre de Dios.
Lisarda: Eso no puedo otorgar.
Don Gil: ¿Pues no es más Dios?
Lisarda: Sí, más es; / mas si a los dos niego ahora, / ¿quién será mi intercesora / si me arrepiento después?

Mira de Amezcua, El esclavo del demonio

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Balmes

Me acaba de llegar: "¡Qué distinta hubiera sido nuestra suerte si el primer explorador intelectual de Alemania, el primer vi...