domingo, 27 de noviembre de 2016

Sobre la nueva pedagogía

Yo: La actual pedagogía innovadora es, básicamente, el arte de no decir nada, pero decirlo glamurosamente.

X: La finalidad de la pedagogía innovadora es preparar para la incertidumbre.

Yo: Eso es un oxímoron.

X: Léxicamente, sí; pedagógicamente, no.

1 comentario:

  1. Ya lo dijo el padre Manjón:
    30
    CONTINUACIÓN
    5. Un maestro bueno es…, amigo del pasado, al que respeta; del presente, que labora, y del porvenir, que prepara; (pág. 80)

    32
    NOVADORES Y PERTURBADORES
    2. Entre nosotros, además de la vacuidad de ideas positivas, sustituidas por negaciones del actual modo de ser político social, hay otra lacra, hija de la conducta sistemática de los apellidados liberales, avanzados o rezagados, y es la oposición a la autoridad y el descrédito de la misma, censurando constantemente sus hechos y defendiendo a todos los perturbadores. Con lo cual está dicho que carecen de sentido social y político, moral y gubernamental, pues lo primero en la sociedad es el orden y los que no saben respetarle en la oposición se declaran incapacitados para gobernar y sólo aptos para perturbar. (p. 85)

    Conclusiones: 1ªPongamos la enseñanza en manos de tales innovadores o perturbadores y tendremos no innovadas, sino perturbadas las inteligencias y conciencias, la disciplina y el orden. La instrucción, que exige juicio, tiempo, calma, plan, sistema, unidad y método, será una de tantas cosas con que se juega a la política, a la novelería, al avance, al modernismo, a la moda. (p. 86)

    34
    REVOLUCIONARIOS CONVERTIDOS Y LOS CONSTITUYENTES REVOLUCIONARIOS
    Conclusiones: 1ª Después de tanto constituir, se enteraron de que lo que habían hecho era desconstituir lo que, si era susceptible de reforma y corrección, no lo era de constitución. Como las cabezas constituyentes se hallaban mal constituidas, sus obras eran como ellas, leyes al revés, trastornos desde arriba, descrédito del poder y tarambanería de filosofistas e innovadores (Dígalo la enseñanza puesta en sus manos.)
    2º Vuelvan en sí los constitucionales, estudien más y legislen menos, respeten la sociedad y a los que la forma, y aprenderán a ser legisladores, en vez de trastornadores de lo bien establecido; que ni el hombre, ni la familia, ni la sociedad, ni el Estado, ni la ciencia nacen hoy de la mente de cualquier Licurgo, sino de Dios y la sabiduría de los siglos, más respetables que todos los racionalismos y racionalistas.
    3ª Y ojo con los Pedagogos, que son, hoy por hoy, los que más hombrean y bravean para constituir de nuevo cuño las sociedades viejas refundiéndolas en los nuevos moldes de las ciencias y las letras. Nada más vano ni tonto, más pretencioso y pedante que estos Pedagogos con ínfulas constitucionales. (p. 90)
    (Andrés Manjón. El maestro mirando hacia fuera o de dentro a fuera)
    Pues, en eso seguimos.
    M.L.S.E

    ResponderEliminar