martes, 9 de agosto de 2016

Donoso y la elocuencia

"Yo no tengo valor para condenar la elocuencia aunque la elocuencia sea culpable: que la condenen los justos; por lo que hace a mí, no sé cómo esto sucede; pero, por más que me ofenda su pecado, mientras más peca amo más a esa bella pecadora."

El Marqués de Valdegamas

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si Kierkegaard hubiese sido Robinson Crusoe...

"Merece notarse que el solitario Robinson, al que le sobra tiempo, no se toma ninguno para meditar en profundidad sobre lo enigmático ...