viernes, 25 de diciembre de 2015

Zizek no acaba de ser un santo de mi devoción. Veo en él demasiada espectacularidad sofística. Pero, a Dios, lo que es de Dios, aquí lo aplaudo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El daimon de Bruto

"Era la noche muy profunda, su tienda la alumbraba una luz no muy clara y todo el campamento estaba en silencio. Él, envuelto en sus r...