viernes, 25 de diciembre de 2015

Zizek no acaba de ser un santo de mi devoción. Veo en él demasiada espectacularidad sofística. Pero, a Dios, lo que es de Dios, aquí lo aplaudo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada