domingo, 8 de febrero de 2015

El misterio de la vida...

... está en nuestra incapacidad para soportar su transparencia.

1 comentario:

  1. ¿Y no será que tememos lo que escapa a nuestro control? ¿Y si en la cima de la razón estuviera un Logos tal que nuestra razón no alcanza? ¿Y si para ascender a Él no nos quedase más remedio que fiarnos y una vez tocado todo cobrase su verdadero sentido?

    Si pudiera elegir, el bebé no saldría del cuerpo de la madre a un medio sin líquido amniótico. No digamos prescindir del cordón umbilical. El bebé es "realista" y por eso resiste, pero una vez fuera todo lo que fue cobra un significado mayor.

    ResponderEliminar