viernes, 30 de enero de 2009

Devocionario

Anita Ekberg

28 comentarios:

  1. ¿Es la consagración de que la imagen por sí sola vale más que mil palabras?

    ResponderEliminar
  2. Hoy la pondrían a dieta, pobrecita.

    ResponderEliminar
  3. Júlia: No con el permiso de quienes la vimos en la Fontana di Trevi. Y allí la seguiremos viendo.

    ResponderEliminar
  4. Gonzalo: Es que para hablar hace falta aliento.

    ResponderEliminar
  5. Sobre la Fontana, con Mastroianni joven a su lado, con quien, decían, tuvo un rollito de verdad, ¡qué afortunada! Hoy con tanto turista no sé si tendrían intimidad. Por cierto, recuerdo muy bien la época en qué proliferaba en las pelis los efectos sexi-ropa-mojada, en las señoras, claro.

    ResponderEliminar
  6. Simplemente sin palabras...( me sigo quedando).

    ResponderEliminar
  7. Hemos cenado en Vía Veneto, y después del café y la grapa, caminamos subiendo hasta la tapia de lo que fueron los Horti Salustiani; cortemos por lo recto hacia la Plaza de España: vemos las luces desde la balasutrada de la explanada en que se alza la iglesia: toda Roma, toda. Bajemos las escaleras, hemos dejado a un lado Piazza del Popolo y la margen del Tiber, ahora bajamos más, hasta la Fontana: allí están ellos, es noche, la eterna noche en que la Fontana de Trevi quedó vacía de turistas, para ellos solos. A Fellini le sobra una imagen para mostrar la encarnadura del deseo. Como no estamos invitados, seguimos caminando y llegamos cerca, al Panteón. Sigue siendo de noche y nos invade la sensación de soledad de la habitación del hotel, cuando volvamos, en la Via Nazzionale. Gracias, Luri.

    ResponderEliminar
  8. Poeta: De acuerdo con la elocuencia de su silencio

    ResponderEliminar
  9. Ángel: ¿Qué pensarán los jóvenes actuales de mujeres como ésta?

    ResponderEliminar
  10. Luis: Me retiro unos pasos, para que puedas verla desde primera línea.

    ResponderEliminar
  11. No, no, este paseo es contigo. La noche romana merece que nos encontremos.

    ResponderEliminar
  12. ¡Cómo estaba la Ekberg en su momento de plenitud! ¡Y más todavía qué mal envejeció! Recuerdo todavía 'Intervista', una de las últimas películas del tío Federí, en la que se reencuentran Mastroianni (vestido del mago Mandrake) y la Ekberg, que vive en esa época creo que en las afueras de Roma. Mastroianni, a pesar del envejecimiento, mantiene gran parte de su aura. La Ekberg no. En el reencuentro miran por televisión la escena mítica de la Fontana de Trevi en la que Marcellino acariciaba a distancia a la sueca. Qué caritas que ponen los dos al verse en la pantalla.

    ResponderEliminar
  13. Qué belleza... En esta foto me gusta más incluso que en la Fontana.

    ResponderEliminar
  14. Gregorio tiene usted unos "mitos " visuales de lo mas "clasico" ...lo digo por lo escultural de esta "Diosa" ....con ropas mojadas a lo fidias ...buena observadora Julia:)

    ResponderEliminar
  15. Gracias a D. Gregorio por el post.
    Gracias a internet y a los blogs.
    Gracias al fotógrafo.
    Gracias al inventor de la fotografía.
    Gracias a la criatura.
    Gracias a la madre de la criatura...

    ResponderEliminar
  16. Queridos amigos... algunos nos estamos haciendo viejos. En todo caso que quede constancia que hasta aquí me condujo Nietzsche con su concepción de la voluntad de poder en analogía con el gran arte.

    Luis: ¡Por la noche romana!

    Horrach: Es pasada la plenitud cuando se pone a prueba nuestra capacidad para ser amos de nuestra desdicha. Efectivamente, envejeció fatal. A veces la providencia nos pone muy difícil creer en ella.

    Conde-duque: Sí es una foto muy hermosa, y de una ambigua sensualidad.

    Arrebatos: Yo esperaba sus palabras para medirlas con mis años. O al revés: para medirme a mí mismo con sus palabras.

    Peggy: Son mis mitos los que me tienen a mi. Le aseguro que yo no los tengo, puesto que no puedo desprenderme de ellos cambiarlos por otros.

    Viejocon: Un abrazo de empatía.

    ResponderEliminar
  17. hermosa foto de una hermosa mujer

    ResponderEliminar
  18. Puntualizó sobre lo del mal envejecer, Ekberg tornose totalmente felliniana, para bien y para mal. Los malos envejecimientos también tienen su grandeza.

    ResponderEliminar
  19. Anonadados, Gregorio, quedarían anonadados. Aunque, bien visto, también nos dejó así a nosotros. ¿Se acuerda?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. Acabo de tener una visión y me ha llegado su rostro en primer plano desde las páginas del Avui! Anita no se resistiría a su buen ver e inteligencia!

    Felicidades por las opiniones, a ver si se aplican a la tarea y la cosa mejora. Yo ya no lo veré, al menos en activo.

    ResponderEliminar
  21. Pienso en estos comentarios y me digo que nadie envejece mal por el simple hecho de que pierda la lozanía, aún cuando trate de maquillarse por parecer lo que fue. Porque la máscara es el estado del alma... Todos envejecemos como debemos, son los otros los que creen que lo hacemos mal, pero ¿que saben ellos?

    ResponderEliminar
  22. Júlia: Es cierto, Anita se convirtió en un personaje felliniano. No lo había pensado, pero es exactamente así.

    Respecto a su visión: Demonios, usted sí que sabe tratar a un hombre. Está claro -a estas alturas- que el órgano más eréctil del macho es su ego.

    Sin embargo, para serle sincero, no me reconozco a mí mismo en todas las palabras que Ada Castell pone en mi boca. La entrevista es en realidad un resumen muy sucinto de más de una hora de conversación y los matices han desaparecido, además de algún dato muy sacado de contexto. Pro en fin, dice mi editora (otra que tal) que lo que cuenta es la foto.

    ResponderEliminar
  23. De acuerdo, Luis: La máscara es el estado del alma. Y un poco también el estado de los huesos y el del laberinto del oído izquierdo, y la pancha empeñada en hacer de proa de mí mismo. Pero a pesar de todo no creo vivir ahora peor, ni mucho menos, que cuando tenía veinte o treinta años. Lo único que lamento es que es cada vez más difícil encontrar fibras nuevas en los aromas del mundo.

    ResponderEliminar
  24. El problema de determinadas bellezas es que son gratuitas: vienen como se van. No hay mérito alguno en ellas. Por eso la Ekberg se pintarrajea en 'Intervista', para tratar de recuperar algo que nunca fue suyo.

    En otro plano se sitúa, por ejemplo, la fascinante Isabelle Huppert, dueña de su belleza, que sólo envejece para mejorar todavía más. Hay auras que escapan al tiempo.

    ResponderEliminar
  25. Las entrevistas actuales reproducidas en periódicos y televisión son poco fiables, se va con prisa y se resume a gusto del entrevistador quien, a fin de cuentas, es el protagonista del tema. Las conversaciones largas y sin prisa, en las que la gente se puede explicar con detalle, parece que no venden. Ya se lo han dicho, lo que importa es la foto...

    ResponderEliminar

Sobre la utilidad de los filósofos y las filosofías

A estas alturas de mi vida no sé muy bien qué opinión tengo sobre el valor de la filosofía. Me hace dudar el hecho de que haya tantas perso...