viernes, 21 de octubre de 2016

Visita a don Marcelino


Dos mujeres. Una, de frente. La otra, de espaldas. Me dirijo a la primera.
- Buenos días. Vengo a visitar a don Marcelino.
- ¿Qué?
- ¿Está en casa, verdad?
- ¿Qué?
La otra se da la vuelta. Sonríe.
- Ya no pone los pies en la calle - me dice.
- Sólo quería pasar a saludarlo y hacerme una foto con él.
- Si es sólo para eso puede pasar.
- Gracias.
- Y si le habla, cuéntemelo, por favor.
- Habla mucho, pero se lo escucha poco.

4 comentarios:

  1. Gregorio, ha inventado el "élfie"...¡Demonio de hombre...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, Gregorio, que antes lo olvidé, le he dedicado unas líneas a Gómez Dávila en mi "Diario" que acaso le pueda apetecer leer, a pesar de la vastedad inabarcable del sujeto en cuestión.

      Eliminar
    2. Me interesa, claro... aunque, si le digo la verdad, encuentro que si Gómes Dávila no hubiera sido tan prolífico, hubiera ganado en resplandor.

      Eliminar

Sobre la utilidad de los filósofos y las filosofías

A estas alturas de mi vida no sé muy bien qué opinión tengo sobre el valor de la filosofía. Me hace dudar el hecho de que haya tantas perso...