domingo, 16 de octubre de 2016

Más postureo pedagógico


¿Pero este supuesto e ignoto "estudiante del siglo XXI", al final dice algo interesante o no? 

18 comentarios:

  1. ...realiza gráficos inmediatamente, aunque no sabe para que sirven ni su significado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si este de los graficos es sin duda el más gracioso...

      Eliminar
  2. Falta el final de la frase en el título de la derecha: "El estudiante del siglo XXI SUPERDOTADO E HIJO DE GENIOS".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querrás decir
      MAL EDUCADO E HIJO DE PROGRES GUAY

      Eliminar
  3. Lo que mejor refleja es el sectarismo de los nuevos profesores para los que las cosas son o blancas o negras y, aparentemente, desprecian todo el pasado. Me da que por debajo la cosa sigue igual pero se venden al exterior vía proyectos, TIC y participación en concursos que siempre han provocado cambios extraordinarios en sus estudiantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La cosa no sigue igual, empeora por momentos y ahora han decidido hacer "un 4 de 10 amb folre i manilles"

      Como nadie ha decido parar los pies a los psicopedagogos se han creído que son inmunes en la degeneración del sistema...

      Eliminar
  4. fa uns dies vaig passar vergonya aliena veient per la tele un d'aquests volent esmenar la plana a la Rigau... sort que la dona té experiència i recursos

    ResponderEliminar
  5. O sea que hace preguntas, pero no le interesan las respuestas a esas preguntas (ya está pensando en otras interesantísimas preguntas con respuestas prescincibles).

    Lluís

    ResponderEliminar
  6. Sí, está claro que la primera columna es un algoritmo para producir a alguien facha y tonto. La segunda columna intenta contrarrestar el empeño.

    ResponderEliminar
  7. Es straussiano, se ha dado cuentacde que lo importante son las preguntas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O quizá platónico. Ahora, para poder hacer(se) preguntas relevantes hay que saber mucho.

      Eliminar
  8. TRADICIONAL: El alumno es evaluado.
    SIGLO equis equis palito: El alumno pone nota al profesor (siendo implacable si éste no es lo suficientemente enrollado). De vez en cuando los padres llaman al orden al profesor para que le quede claro el lugar que ocupa en la escala del Tártaro.

    TRADICIONAL: El alumno es cruelmente obligado a hacer trabajos consultando diversos libros.
    SIGLO sideral: Emplea el copiar y pegar con garbo y gracia torera (perdón, antitaurina).

    TRADICIONAL: Estudia geografía e historia de España y del mundo.
    SIGLO BEYNTHIONE: Estudia la evolución del floclore gastronomicofestivo de su comarca con un manual escrito en el inglés de Sekspirrrr que le imparte un profesor formado gracias al último Nobel de literatura cantando por Kiss FM.

    TRADICIONAL: El alumno esnifa tiza para resistir las clases sin cortarse las venas con el filo del sacapuntas (la secretaria del instituto actúa de camello).
    SIGLO XX ó XY (¡no al sexismo!) + I: El alumno es feliz, necesariamente feliz, axiomáticamente feliz, y felicísimamente feliz. Vamos, que no cabe en sí de gozo.

    ResponderEliminar
  9. Gómez Dávila: La universidad es el sitio donde los jóvenes debieran aprender a callar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Han hecho callar a los profesores a base de tutorias psicopedagogizadas + presiones familiares + informes de "especialistas" + periodistas sensacionalistas como para hacerlos callar con 18 años...

      Eliminar
  10. TRADICIONAL: Los alumnos saben "las tablas" de multiplicar (cosa que seguramente les ha producido infelicidad y desasosiego)
    SIGLO -PALOTES CRUZAOS, PALOTE- Los alumnos no saben las tablas pero tienen "montao un TABLAO" permanente en clase... (y son felices)

    ResponderEliminar
  11. Quien hace una tabla como ésta, por el mero hecho de hacerla y presentarla como la presenta, está contradiciendo casi todos los principios que supuestamente pretende promocionar. Así, entre otras cosas:

    -- Considera que a quien destina la tabla (su aprendiz) es sin más un receptor no un "iniciador".
    -- No ofrecce ninguna "opción" para que "navegue" entre ellas su destinatario, sino un "sistema cerrado".
    -- Pretende ser una autoridad que "dice cosas".
    -- Hace "indicaciones explícitas".
    -- Considera que "hay un modo correcto".

    Por lo demás, una tabla como ésta no necesita para nada de la "tecnología multimedia", por lo que está sin más "basada en papel y lápiz". Y dado que este tipo de propuestas pedagógicas llevan decenios y decenios repitiéndose sin apenas modificación (lo que dicen ahora de "el estudiante del siglo XXI" es exactamente lo mismo que de dijo hasta ayer de "el estudiante del siglo XX"), sólo cabe concluir que "permanece siempre igual".

    (Athini Glaucopis)

    ResponderEliminar