martes, 23 de agosto de 2016

Un verano de derechas


Tras Donoso, le toca el turno a Ramiro de Maeztu. Estoy disfrutando con él. Me gusta la desenvoltura con la que se enfrenta a los grandes problemas de su tiempo dialogando con los pensadores europeos de talla, a los que conoce bien. Maeztu posee un amplio dominio de la cultura británica y de sus tradiciones parlamentarias y, de hecho, La crisis del humanismo fue publicado en inglés en 1916.

Lo que me ha animado a escribir este post es el siguiente párrafo, que acabo de leer:

"Tanto Stuart MIll como Buckle creían que la libertad es suficiente para formar el pensamiento. De aquí el fervor de su liberalismo. Esta creencia suya tuvo que basarse en esta otra: en la creencia de que bastaba consentir a los individuos que pensaran como quisieran para que las verdades brotasen espontáneas de las cabezas de los hombres. Sólo que no brotan. Y no brotan porque el pensamiento no es una actividad espontánea más que en los pensadores por vocación. La inmensa mayoría de los hombres no piensa casi nunca. Por lo común no piensa el hombre salvo cuando le ha acontecido algún percance. El resto de su vida no hace más que soñar o dejar que sus ideas se asocien al azar. Concentrar la atención sobre problemas objetivos es algo que sólo hacen por amor, en cada generación de un pueblo considerable, media docena de individuos".

Es esta una idea que yo he defendido -cuando me siento corajudo- en algún foro pedagógico, siguiendo algunas investigaciones modernas sobre lo que los americanos llaman "the wandering mind", que es el estado de serie de la mente humana. Pero no puedo seguir a Maeztu en la conclusión de su argumento. Me temo que soy más pesimista que él, quizás porque tengo el vicio de pensar en Sócrates cuando se tratan cuestiones como las del último punto:

"Una democracia que no reconozca el valor del pensamiento será una democracia sin pensamiento o con un pensamiento irregular e ineficaz. Será una sociedad inferior, como cualquier otra, oligarquía o autocracia que no lo reconozca. La ventaja de la democracia sobre las demás formas de gobierno es que no hay en la democracia una casta interesada en sofocar el pensamiento para que no se la discuta."

9 comentarios:

  1. Eso es valor. Nada menos que Ramiro de Maeztu... No he leído nada de él, y sinceramente, no creo que me interese. Pero aplaudo el desprejuicio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre 1905 y 1919 Maeztu vivió en Londres, donde trabajó como corresponsal de varios medios españoles. EDurante estos años si algo lo caracteriza es su admiración por las instituciones británicas y su curiosidad intelectual. "La crisis del humanismo" fue publicada en inglés en 1916 con el título "Authority, Liberty and Function in the Light of the War". En estos momentos es un liberal.

      Eliminar
    2. There used to be a Guinness advertisement in which the gag was along the lines: “I’ve never tried Guinness, because I don’t like the taste.”

      Eliminar
  2. "Maeztu era el hombre que se iba a protestar al Ayuntamiento de Madrid porque le cobraban poca contribución, y al cobrarle poca, el Ayuntamiento no podría tener nunca bien arregladas las calles."
    (E. Giménez Caballero en 1932)

    "El castellano de Maeztu, hijo de vasco y de inglesa, era aprendido. Maeztu fue, además, políglota, y una parte importante de su vida transcurrió fuera de España. Su estilo viene tarado por estas circunstancias adversas. Construye la frase trabajosamente y martillea sobre los vocablos. El anacoluto no es infrecuente. Pero su prosa posee, como la de Baroja, fuerza y, en ocasiones, pulcritud."
    (Gonzalo Fernández de la Mora. Pensamiento español, 1966)

    "El grueso de su obra es periodística: más de quince mil artículos."
    (Gonzalo Fernández de la Mora. Pensamiento español, 1966)

    ResponderEliminar
  3. "no hay en la democracia una casta interesada en sofocar el pensamiento para que no se la discuta"
    ------------
    "Al inicio de la Guerra Civil Española fue detenido por los milicianos republicanos. Tras haber sido encarcelado, en la madrileña cárcel de Ventas el 30 de julio de 1936, fue fusilado en el cementerio de Aravaca el 29 de octubre de 1936, víctima de una de las sacas (traslados y asesinatos de presos) que ocurrieron durante la Guerra Civil"

    https://es.wikipedia.org/wiki/Ramiro_de_Maeztu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue. Y ese era el complemento que debía poner el lector.

      Eliminar
    2. No "ocurrieron", se "perpetraron"...

      Eliminar
  4. Ese es una error muy corriente, creer que el pensamiento es espontaneo y abierto. A la hora de la verdad esta condicionado por patrones culturales, familiares y de història personal, de sociedad, de pais y de tiempo.
    Se suele confundir que la objectividad no se alcanza facilmente con que no valga la pena intentarlo y no se consiguiera nada en el intento.
    Excepto para la media docena que mencionava Maeztu, el pensamiento es un absoluto sin forma. Mas que pensar, son pensados.

    ResponderEliminar
  5. Pensar, lo que se dice pensar son cuatro...
    La mayoría cuando dice "yo pienso tal o cual cosa" tendría que decir "yo repito..."

    ResponderEliminar