miércoles, 17 de agosto de 2016

Pues no sé qué decir...

Leo en

"En la concepción característica de la vida espiritual moderna, la influencia de Dostoievski es definitiva. En comparación con él, la influencia de Nietzsche es marginal."

La primera impresión: "¡Trilling se ha pasado!".

La segunda impresión: "Es un juicio arriesgado". 

La tercera... me quedo sin argumentos para rebatir a Trilling.

6 comentarios:

  1. Quizá, contrariamente a lo que nos dicta nuestra sensibilidad, estamos en un tiempo de excesos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y además, querido Rafael, la lechuza de Minerva parece especialmente perezosa. Parece que queremos comprender el presente más con gritos que con ideas.

      Eliminar
    2. Le doy la razon, con tantas cosas de peso que podriamos debatir y argumentar. Aunque para eso hace falta escuchar y para escuchar bien hay que tener temple. En catalan, eso es muy claro, las palabras son mas locuaces, escuchar es sentir, dicho de otro modo, si escucho bien siento a mi interlocutor. Solo puede escuchar el que acepta sentir. Sino la alternativa es gritar para no sentir ni oir.
      Una lastima con lo que podriamos llegar a saber y sentir, en un tiempo como este que hay tantos espacios abiertos, con tantos vacios que llenar. Por eso, me gusta participar en su bloc, para escuchar sentir y hablar.

      Eliminar
  2. La lechuza no es de Minerva! propiamente es de Athenea!

    ResponderEliminar
  3. ¿La influencia? Si Trilling quiere decir que nuestra época es más dostoievskiana que nietzcheana, de acuerdo. Pero pensar que Dostoievski haya influenciado en ella me parece absurdo. A Dostoievski sólo lo leen los aficionados a la literatura, que siempre han tenido muy poca influencia en la configuración espiritual de las épocas.

    Nietzsche tuvo mucha más influencia espiritual, intelectual y política en la primera parte del siglo XX que Dostoievski en la segunda y en los primeros años del siglo XXI.

    ResponderEliminar