miércoles, 25 de febrero de 2015

Mis conversaciones con periodistas

Estoy pensando en recoger mis entrevistas con periodistas y darle forma de libro: "Mis conversaciones con gente que sabe las respuestas que debo dar a sus preguntas".

Hoy me han llamado de varios medios, porque querían que les confirmase por teléfono la posición que ya habían tomado sobre el programa de educación católica elaborado por católicos.

- Me gustaría que me dieras tu opinión pedagógica.
- Es que aquí no hay un caso pedagógico.
- ¿Cómo que no? 
- Esto no tiene nada que ver con la pedagogía, sino con los derechos civiles.
- ¿Entonces te parece bien lo que dicen?
- A quien tiene que parecérselo es a los padres que libremente eligen la asignatura de religión.
- Pero los padres no se leen los programas de religión.
- No, ni los electores los programas del partido al que votan.
- ...
- ...
- ¿Pero me puedes dar una valoración pedagógica?
- ¡Y dale!
- ¿Es que has visto lo que dice?
- Es lo que tienen los dogmas de una religión, que a la gente del resto de religiones, les parecen mitos. Precisamente por eso hemos hecho del pluralismo uno de los valores democráticos supremos. ¿Por qué no me preguntas si soy partidario del pluralismo? ¿O dicen algo inconstitucional?
- ...
- ...
- Ya veo que te parece bien.

8 comentarios:

  1. Recuerdo a Espriu comentando cosas parecidas, en aquel caso con su propia obra. Hace poco tiempo un político entrevistado tropezó en la tele con un periodista de este tipo, que son muchos, por desgracia y al final tuvo que decirle si es que lo estaba entrevistando o aquello era un 'debate'.

    ResponderEliminar
  2. ANTE LA CRISIS, ESPAÑA REGRESA A REZAR

    "Los rezos volverán a las aulas a partir del próximo curso. El Gobierno ha aprobado ya los currículos de la nueva asignatura de Religión, que han sido elaborados por la Conferencia Episcopal Española en virtud de los acuerdos con la Santa Sede de 1979 y que se pueden consultar en el Boletín Oficial del Estado (BOE)"

    La nueva legislación,
    aúnque tiene sus oponentes,
    ha sido acogida con esperanza
    por la gran mayoría que padece la crisis
    para que sus hijos
    puedan rezar en la escuela por ellos.

    ResponderEliminar
  3. Debate, como dice Júlia, en el que te batean de lo lindo, si, además, tienes la osadía de discrepar. Hablan de la casta política, pero la periodística...
    Es muy graciosa la forma catequística de la entrevista, por cierto...

    ResponderEliminar
  4. Se perdió hace años la oportunidad de construir una escuela realmente laica en la cual la religión quedase fuera, al fin y al cabo es una asignatura optativa y no entiendo qué tengo que opinar yo, que soy casi atea, sobre los contenidos de la materia. Ni yo ni tantos -muchos de los cuales,periodistas- que 'dogmatizan' hoy sobre la cuestión. Con no apuntar al niño...

    ResponderEliminar

  5. LA VICTORIA CATOLICA DE ESPAÑA

    Sería conveniente puntualizar --aúnque creo que a estas alturas del huracan ya no sirve para nada el puntualizar-- que entre la burguesía y la clase clerical siempre ha habido una dicotonomía, un tira y afloja de pulso macabro y pragmatico, porque, por un lado, la burguesía detesta que la clase clerical ponga sus sacrosantas narices en sus negocios, por otro lado, la necesita como poderoso instrumento para inculcar en las masas trabajadoras --no es un término "marxista", es real-- la sagrada virtud de dejarse esquilmar sin impaciencias.

    Al respecto seria iluminativo leer el clásico de Aníbal Ponce, "Educación y Lucha de Clases", máxime en un país dónde la francocracia actual --con rey y reina incluídos-- empezó con el famoso telegrama de Pío XII a Franco: "Elevando nuestros corazones a Dios, damos las mas sinceras gracias con su Excelencia por la Victoria Católica de España"

    Una Victoria que continua --impertérrita-- en lo recientemente públicado en el mencionado Boletín Oficial del Estado (BOE)

    Un Boletin Oficial de un piadoso Estado que, consciente de la vandálica "crisis" que azota y oprime al pueblo, ha optado por darles a las gentes la opción de, al menos, poder rezar en sus escuelas con un "Ora pro Nobis" para que se haga mas llevadero el dejarse esquilmar.

    Es una vieja leyenda, un fósil bien mantenido y llevado entre los dos antiguos contendientes que ordeñan a la humanidad: "el poder terrenal y el celestial". Los dos vectores del parelelogramo de fuerzas sin los cúales no se podría producir la gran resultante que mueve la historia universal: que hay que doblegar tanto el cuerpo como el "espíritu" para poder explotar.

    Una vieja leyenda que tendríamos que empezar a desmontar.

    Posted by Ad Humanitatem at 12:51 AM

    ResponderEliminar
  6. Es que, D. Gregorio, hay ciertos sectores del espectro político a los que eso de la libertad les gusta sólo para cuanto se aplique a lo que ellos quieren; cuando se trata de lo que quieren los que no piensan como ellos, mejor no. Todo ello, naturalmente, por el bien común. Es lógico que quieran acabar con la vieja religión; ellos traen una nueva fe.

    ResponderEliminar
  7. No hay sociedades sin creencias, sólo que a las creencias que pretenden desterrarse se les llama supersticiones. Sacar a la religión cristiana de la escuela no va a acabar con la religión en la escuela, sino con esa religión en concreto dentro de las aulas. Por lo demás, no me cabe la menor duda de que el cristianismo sabrá sobrevivir por su cuenta.

    Enrique García Vargas

    ResponderEliminar
  8. AL CABO DE LOS AÑOS MIL
    LAS AGUAS VUELVEN POR DONDE SOLÍAN IR

    ResponderEliminar