domingo, 28 de diciembre de 2014

Deudas

No me cuesta nada reconocer, incluso públicamente, las deudas de gratitud que tengo contraídas con algunas personas... ahora que pagarlas... eso ya es harina de otro costal.

1 comentario:

  1. Pues según una práctica ancestral, esa clase de dones tan obligado es aceptarlos como devolverlos en las medida de las propias posibilidades. Así que a aplicarnos todos en la devolución de la Gracia.

    Enrique García Vargas

    ResponderEliminar

El fantasma de Stalin se aparece a Pellecer

Carlos Manuel Pellecer es una de esas personas relevantes cuyo oficio principal es ser discreto y, si la discreción es imposible, ofrecer i...