miércoles, 26 de noviembre de 2014

Tarragona

Me despido de Tarragona. He acabado las cinco conferencias sobre los lugares de la filosofía. Creo que dignamente.

Les he dicho un adiós parsimonioso a las murallas de la ciudad, que a medida que la tarde declinaba parecían crecer sobre sus sombras, y a la loba capitolina, nuestra madre común, 

a los gatos que merodean por entre las ruinas. No hay visitantes mas fieles de las antigüedades.

y a mi librería en Tarragona, una joya.

 Y en sus estantes he descubierto uno de los primeros libros de un gran autor, Landsberg, del que ya he hablado por aquí. ¿Cómo no admirar a alguien que, en sus Reflexiones sobre Unamuno, dejó escrito:"No pretendamos arrebatar al español su fecundo descontento de sí". Ha sido un hallazgo emocionante, tanto que por su culpa he llegado con el tiempo justo a mi última conferencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

El último PISA

Hubo un tiempo en que me pasaba horas analizando los detalles de cada informe PISA. Ya no. Cada vez soy más escéptico sobre las posib...