viernes, 31 de octubre de 2014

Seguimos con Don Alfredo

- Es muy fácil -contestó Carreño-. El animal que tiene plumas y ladra es el perro.
Quedóse meditando un instante el jefe conservador, y replicó:
- Pero, hombre, ¡el perro no tiene plumas!
- Es que lo de las plumas -contestó Carreño- es para despistar.

Una anécdota más:

"... sabido es que el conde León Tolstoi vivió en constante ficción, amando la pobreza sin renunciar a su fortuna y predicando la humildad desde la altura de su soberbia.

A este propósito hay un curioso sucedido.

Uno de sus admiradores quiso ver al conde León Tolstoi en su retiro de Jasnaia-Poliana; y como preguntara al cochero si encontraría al gran escritor en su gabinete de trabajo o empuñando la mancera del arado, el auriga inquirió:
- ¿Sabe que usted viene a verle?
- Sí, le he prevenido por telégrafo.
- Entonces, desde luego, le encontrará usted agarrado al arado..."

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre la utilidad de los filósofos y las filosofías

A estas alturas de mi vida no sé muy bien qué opinión tengo sobre el valor de la filosofía. Me hace dudar el hecho de que haya tantas perso...