lunes, 6 de octubre de 2014

Aristipo, modelo de maestros

"De cada culecada sale un pollo zaratán", se dice en Navarra. A Sócrates le salió Aristipo, que cobraba cantidades enormes de dinero por sus clases, pero él se justificaba con tres argumentos que quizás debiéramos recuperar los profesores del presente. Son estos:
1. Hay que cobrar mucho a los discípulos buenos porque aprenden mucho.
2. Hay que cobrar mucho a los discípulos malos porque dan mucha guerra.
3. Hay que cobrar mucho a todos para que aprendan a gastar en cosas valiosas.

2 comentarios:

  1. Ya decía yo que los psicoanalistas lo debían de haber copiado de alguien.

    ResponderEliminar
  2. Aristipo, el visionario del neoliberalismo, la educación para el que pueda pagársela.

    ResponderEliminar

Y, de repente, ayer

Uno nunca sabe detrás de qué esquina lo espera alguna sorpresa del pasado.  No esperaba encontrarme por internet con Nieves Eguiluz, un...