viernes, 24 de enero de 2014

... y al prójimo como a ti mismo

¿Cómo me amo a mi mismo? Pienso en los momentos en que me decepciono, en los que me hago trampas, en los de vergüenza, etc. La conclusión es fácil: Me amo incondicionalmente a pesar de que no me conozco nada bien a mí mismo. Luego el mandamiento de amar al prójimo como a mi mismo es el mandamiento de amar a los extraños, sin esperar a llegar a conocerlos. Visto así, aún es más difícil de lo que parecía.

Tomás de Aquino, por Therese Scarpelli Cory: Toward a Deeper Sense of Self

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si Kierkegaard hubiese sido Robinson Crusoe...

"Merece notarse que el solitario Robinson, al que le sobra tiempo, no se toma ninguno para meditar en profundidad sobre lo enigmático ...