viernes, 24 de enero de 2014

Caridad, con otra mirada

Caridad Mercader en Moscú

Todo el mundo parece estar de acuerdo en que Caridad Mercader era tan fanática que no dudó en sacrificar a su hijo poniéndolo al servicio de los planes de Stalin para liquidar a Trotsky. Yo estoy comenzando a sospechar otra cosa: que lo sacó del frente de Madrid y lo empujó a participar en los servicios secretos soviéticos para alejarlo de la muerte. Fue su amor de madre y no su supuesto fanatismo el que acabo haciendo de Ramón un asesino. No olvidemos que ya había perdido un hijo en la guerra. 

2 comentarios:

  1. Yo creo que cedió a su amante ruso casado, que era agente de inteligencia de la URSS en España..no me cae bien Caridad.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que cedió a su amante ruso casado, que era agente de inteligencia de la URSS en España..no me cae bien Caridad.

    ResponderEliminar

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...