viernes, 24 de enero de 2014

Caridad, con otra mirada

Caridad Mercader en Moscú

Todo el mundo parece estar de acuerdo en que Caridad Mercader era tan fanática que no dudó en sacrificar a su hijo poniéndolo al servicio de los planes de Stalin para liquidar a Trotsky. Yo estoy comenzando a sospechar otra cosa: que lo sacó del frente de Madrid y lo empujó a participar en los servicios secretos soviéticos para alejarlo de la muerte. Fue su amor de madre y no su supuesto fanatismo el que acabo haciendo de Ramón un asesino. No olvidemos que ya había perdido un hijo en la guerra. 

2 comentarios:

  1. Yo creo que cedió a su amante ruso casado, que era agente de inteligencia de la URSS en España..no me cae bien Caridad.

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que cedió a su amante ruso casado, que era agente de inteligencia de la URSS en España..no me cae bien Caridad.

    ResponderEliminar