miércoles, 26 de noviembre de 2014

Tarragona

Me despido de Tarragona. He acabado las cinco conferencias sobre los lugares de la filosofía. Creo que dignamente.

Les he dicho un adiós parsimonioso a las murallas de la ciudad, que a medida que la tarde declinaba parecían crecer sobre sus sombras, y a la loba capitolina, nuestra madre común, 

a los gatos que merodean por entre las ruinas. No hay visitantes mas fieles de las antigüedades.

y a mi librería en Tarragona, una joya.

 Y en sus estantes he descubierto uno de los primeros libros de un gran autor, Landsberg, del que ya he hablado por aquí. ¿Cómo no admirar a alguien que, en sus Reflexiones sobre Unamuno, dejó escrito:"No pretendamos arrebatar al español su fecundo descontento de sí". Ha sido un hallazgo emocionante, tanto que por su culpa he llegado con el tiempo justo a mi última conferencia.

Leo Strauss and the Problem of Political Philosophy

Notre Dame Philosophical Reviews

Una mujer

... tiene los mismos derechos que cualquier otro hombre.