viernes, 15 de junio de 2018

Steven Pinker que estás en los cielos

Cuando abro la puerta de casa tengo a la izquierda una pequeña terraza y a la derecha unas escaleras que descienden hasta la puerta metálica que da a la calle. Serían las 11 de la mañana cuando estaba bajando estas escaleras y de repente me ha caído un paquete del cielo. Menos mal que no me ha dado. Lo he abierto y contenía el último libro de Steven Pinker, En defensa de la Ilustración. Estaba intentando resolver mi perplejidad cuando me ha sonado el teléfono. Un empleado de una agencia de transporte me ha informado que había llamado al timbre de mi casa y al no contestarle nadie, había decidido  tirar el libro por encima de la puerta de la calle. 

La Ilustración en el fondo es esto: dado que con frecuencia vienen a nuestro encuentro las respuestas que resuelven nuestras perplejidades, ha de haber respuestas para todas nuestras perplejidades. O sea, el desencanto del mundo.

A mi Pinker me parece un tipo simpático que utiliza con gran agilidad los arguments que le convienen, que vienen a ser todos aquellos que apoyan su fe en que la verdad nos hará libres, que es, por cierto, una fe evangélica, de la misma manera que la probidad intelectual es una fe bíblica. Fue Heidegger quien, en Davos, le dirigió a esta fe la pregunta para la que aún no tiene respuesta (se la dirigió al ilustrado Cassirer, pero ustedes ya me entienden): ¿Y por qué la verdad ha de ser consoladora?

Los que hemos leído a Strauss sabemos que eso de la iLustración se dice de varias maneras y que a la Ilustración de Spinoza se le puede oponer la Ilustración de Maimónides. Si le hacemos caso, no tardamos en descubrir que Maimónides sabe todo lo que sabe Spinoza y un poco más. Este poco más tiene que ver con la función política de la verdad.

Bueno, que agradezco mucho a la editorial Paidós que me haya hecho llegar este libro, del que ya me he leído los tres primeros capítulos y el apartado -lamentablemente no muy bien informado- que dedica al "Efecto Flynn". Gracias sinceras, pero yo soy más de Strauss que de Pinker.

8 comentarios:

  1. Uno de esos posts que sólo usted podría escribir y que tanto me gustan.

    ResponderEliminar
  2. http://www.lavanguardia.com/vida/20180614/45102992083/coeficiente-intelectual-menor-estudio-ci.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El descenso no se debe a factores ambientales, sino a la disminución de conocimientos (a la reducción de la memoria a largo término). La referencia a las inteligencia múltiples me parece un sinsentido.

      Eliminar
    2. Si " ...el deterioro podría deberse a cambios en la forma en que se enseñan..."
      Entonces "La cuestión es encontrar nuevas pruebas que sustituyan a las tradicionales y se adapten al cambiante mundo actual."
      Conclusión: Cuando las pruebas no te den la razón ...
      Pregunta: En un mundo tan cambiante ¿cada cuánto cambiarán las pruebas?
      M.L.S.E.

      Eliminar
    3. El incremento de los aspectos espaciales y simbólicos de la inteligencia tiene que ver con el incremento de los estímulos ambientales espaciales y simbólicos; el decrecimiento de los conocimientos tiene que ver con la desvalorización del conocimiento. Resulta así que nuestros jóvenes tienen un Fórmula 1 a pedales.

      Eliminar
    4. Y yo no dejaría aparte el componente atencional que usted tanto menciona. Se puede tener un Fórmula 1, puede tener un potente motor y hasta el carnet de conducir, pero el conductor mirando el móvil.
      M.L.S.E.

      Eliminar
  3. https://www.newyorker.com/culture/cultural-comment/why-we-dont-read-revisited

    ResponderEliminar
  4. Bueno, en realidad el pensamiento político de Pinker parece más bien el de un conservador:

    "El énfasis de la Ilustración en las instituciones parte de la idea de que, dejados a su naturaleza, los humanos acabarán haciéndolo mal, agrediéndose, luchando por el poder… Frente a esto, no procede intentar cambiar la naturaleza humana, como siempre han buscado los totalitarismos, sino utilizar la propia la naturaleza humana para frenarla. Como dijo James Madison [presidente de EE UU de 1809 a 1817], la ambición contrarresta la ambición. De ahí el sistema de contrapoderes."

    https://elpais.com/elpais/2018/06/07/eps/1528366679_426068.html

    ResponderEliminar

El daimon de Bruto

"Era la noche muy profunda, su tienda la alumbraba una luz no muy clara y todo el campamento estaba en silencio. Él, envuelto en sus r...