jueves, 14 de junio de 2018

Como un borracho a caballo


2 comentarios:

  1. Cabalgatas y ramonetas.

    ¿Galopar? Hace lo menos diez meses que este animal no ha galopado.

    ‑Por lo menos, os llevará a buena marcha.

    ‑¡No lo compadezcáis, amigos! ¡Coged cada uno un látigo! ¡Eso, buenos latigazos es lo que necesita esta calamidad!

    Todos suben a la carreta de Mikolka entre bromas y risas. Ya hay seis arriba, y todavía queda espacio libre. En vista de ello, hacen subir a una campesina de cara rubicunda, con muchos bordados en el vestido y muchas cuentas de colores en el tocado. No cesa de partir y comer avellanas entre risas burlonas.

    La muchedumbre que rodea a la carreta ríe también. Y, verdaderamente, ¿cómo no reírse ante la idea de que tan escuálido animal pueda llevar al galope semejante carga? Dos de los jóvenes que están en la carreta se proveen de látigos para ayudar a Mikolka. Se oye el grito de ¡Arre! y el caballo tira con todas sus fuerzas. Pero no sólo no consigue galopar, sino que apenas logra avanzar al paso. Patalea, gime, encorva el lomo bajo la granizada de latigazos. Las risas redoblan en la carreta y entre la multitud que la ve partir. Mikolka se enfurece y se ensaña en la pobre bestia, obstinado en verla galopar....

    ...
    ‑¡Acabemos con él! ‑ruge Mikolka como un loco, saltando de la carreta.

    Varios jóvenes, tan borrachos y congestionados como él, se arman de lo primero que encuentran ‑látigos, palos, estacas‑ y se arrojan sobre el caballejo agonizante. Mikolka, de pie junto a la víctima, no cesa de golpearla con la barra. El animalito alarga el cuello, exhala un profundo resoplido y muere.

    ‑¡Ya está! ‑dice una voz entre la multitud.

    ‑Se había empeñado en no galopar.

    ‑¡Es mío! ‑exclama Mikolka con la barra en la mano, enrojecidos los ojos y como lamentándose de no tener otra victima a la que golpear.

    ‑Desde luego, tú no crees en Dios ‑dicen algunos de los que han presenciado la escena.

    El pobre niño está fuera de sí. Lanzando un grito, se abre paso entre la gente y se acerca al caballo muerto. Coge el hocico inmóvil y ensangrentado y lo besa; besa sus labios, sus ojos. Luego da un salto y corre hacia Mikolka blandiendo los puños. En este momento lo encuentra su padre, que lo estaba buscando, y se lo lleva.

    Crimen y castigo
    Primera Parte: Capítulo V

    de Fiódor Dostoyevski

    ResponderEliminar
  2. Los indepes más que cuáqueros embriagados a lomos de un pura sangre, parecen comportarse como los del "séptimo de caballería" disfrazados de "Comanches" .....
    H.L

    ResponderEliminar

El daimon de Bruto

"Era la noche muy profunda, su tienda la alumbraba una luz no muy clara y todo el campamento estaba en silencio. Él, envuelto en sus r...