sábado, 24 de marzo de 2018

Las virtudes dietéticas del estudio de la filosofía

Leyendo las muy entretenidas e instructivas Confesiones profesionales de José Gaos -aquel del que sus alumnos decían que para entender su traducción de Ser y tiempo había que leer el original de Heidegger-, me encuentro con esta anécdota que no puedo por menos de traer a la frivolidad tertuliana de este café: 

"... aquella dama que, ya, por fortuna, antaño me decía: Doctor, asisto a sus conferencias, porque me cuesta tanto trabajo seguirlas, que creo que los esfuerzos que hago me ayudan a adelgazar."

1 comentario:

  1. Sin duda, aunque suene a broma. El estrés mental obra milagros (resultados) la mar de imprevistos en nuestros cuerpos serranos. Acaso fuera sincera. Solo me queda la duda de a cuántas conferencias tuyas asistió (o a otras de otros doctos) para comprobar fehacientemente la acción benéfica del adelgazamiento.

    ResponderEliminar

Leyendo a Michael Young

Disfrutando del sabor de la heterodoxia que impregna los textos del sociólogo de la educación británico Michael Young. Dos citas y dos ide...