sábado, 24 de marzo de 2018

Las virtudes dietéticas del estudio de la filosofía

Leyendo las muy entretenidas e instructivas Confesiones profesionales de José Gaos -aquel del que sus alumnos decían que para entender su traducción de Ser y tiempo había que leer el original de Heidegger-, me encuentro con esta anécdota que no puedo por menos de traer a la frivolidad tertuliana de este café: 

"... aquella dama que, ya, por fortuna, antaño me decía: Doctor, asisto a sus conferencias, porque me cuesta tanto trabajo seguirlas, que creo que los esfuerzos que hago me ayudan a adelgazar."

1 comentario:

  1. Sin duda, aunque suene a broma. El estrés mental obra milagros (resultados) la mar de imprevistos en nuestros cuerpos serranos. Acaso fuera sincera. Solo me queda la duda de a cuántas conferencias tuyas asistió (o a otras de otros doctos) para comprobar fehacientemente la acción benéfica del adelgazamiento.

    ResponderEliminar

Los mandamientos republicanos

Gracias al Colegio Madrid de México he conocido la existencia de un pequeño cuadernillo editado en la imprenta Gutemberg de Guadalajara el 3...