domingo, 25 de febrero de 2018

La Institución Libre de Enseñanza

"Con la Institución vino a ocurrir esto: que siendo buena la intención,  eficaces los métodos -sobre todo por la noble ejemplaridad de sus dos maestros- los resultados no dejaron de ofrecer aspectos negativos. Lo español vino a ser una especie de objeto de cultivo intelectual y estético, más o menos amanerado; su estudio, un medio de refinamiento de la sensibilidad personal. De tanto como amaron a España, esos hombres se la dieron a sí mismos como espectáculo. muchas canciones populares viejas, un gran interés por los antiguos trajes de fiesta de los aldeanos, una gran admiración por el campesino castellano, un gran número de lugares ignorados que se descubrían y de paisajes singulares. Pero ¿puede una nación ser espectáculo para quien forma parte de ella y se propone renovarla? En la vida hay que ser actor: sufrir cuanto sufre la nación, alegrarse cuando se alegra. Pues si el refinamiento de la sensibilidad se agudiza hasta el extremo, llega un momento en que ya nuestra epidermis se hizo tan delgada que no tolera sin irritación el más leve contacto. Hay que comulgar con la propia nación, y para eso se necesita un alma fuerte y abierta, no un alma a la que hace endeble y distante la esquisitez. En vez de contemplar el campo español como paisaje, había que mirarlo como problema agrario.
(...)
Pedagogía recoleta y utópica.
(...)
En suma, que la Institución libre de Enseñanza resultó paradójicamente una obra personal, y no una obra institucional. Cualesquiera que fueran los beneficios que trajo, no inició una tradición, ni creo un 'tipo' estable y aceptable, verdaderamente nacional, lo cual es el fruto manifiesto de las instituciones."
  
Eduardo Nicol (Barcelona, 1907 - México, 1990), "Conciencia de España", en Cuadernos Americanos, 5, vol. XXXV, septiembre-octubre 1947.

6 comentarios:

  1. Vaya texto crítico tan luminoso. Me viene bien. Comparto esa opinión. Siempre me llamó la atención que tuviera tan poca y tan limitada escuela la ILE, más allá de la cohorte de iniciados en ella.

    Por cierto, y a propósito de "En vez de contemplar el campo español como paisaje, había que mirarlo como problema agrario", ¿acaso aportó más Joaquín Costa?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, la referencia al campo le trae a uno inevitablemente el recuerdo de Costa. Creo que hay que revisar a fondo la generación del 98 y su herencia, que fue más fecunda en escombros que en cimientos.

      Eliminar
    2. "...la generación del 98 y su herencia, que fue más fecunda en escombros que en cimientos."

      ¡Qué bueno!

      Gracias don Gregorio.

      José

      Eliminar
    3. Escombros no, porque la veta regeneracionista siguió ahí aunque prosiguió por otros derroteros. Pero lo cierto es que que a los señoritos de la "Resi", como decía Baroja, les faltó arremangarse y hundir los brazos hasta el codo en la realidad nacional. Y esto, en pleno tsunami revolucionario, fue deletéreo.

      Eliminar
    4. Nos hubiera ido mejor a toso si en vez de dolerse de España, es decir, de todo cuanto no les gustaba de España, hubieran disfrutado de todo cuando funcionaba razonablemente bien en España.

      Eliminar
  2. Otra vez el excesivo amor aquel de la frase atribuída a Nietszche

    ResponderEliminar

Leyendo a Michael Young

Disfrutando del sabor de la heterodoxia que impregna los textos del sociólogo de la educación británico Michael Young. Dos citas y dos ide...