jueves, 17 de noviembre de 2016

The Partisan

En El Subjetivo

Para que se entienda lo que quiero decir:






6 comentarios:

  1. Su artículo da que pensar. ¿los verdaderos luchadores por la libertad vuelven a las sombras y son (o quizás quieren ser) olvidados? Los que salen de ellas para aprovecharse de la libertad, ¿quiénes son?
    Y también: ¿por qué nos gusta tanto el romanticismo de la lucha cuando se canta (o se cuenta) desde la comodidad de una cierta libertad, es decir, a toro pasado y desde el sofá?

    Lluís

    ResponderEliminar
  2. Tal vez sea eso que dice Savater: Ahora que no hay leones, todos quieren ser cristianos. O aquello otro que saca Simon Leys de las Antimemorias de Malraux: el gran impostor le preguntó a un viejo sacerdote qué había aprendido de la naturaleza humana después de haber escuchado tantas confesiones, y este respondió: "Básicamente, que no hay adultos". O muy pocos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eso que llamamos cultura tiene por principal misión hacernos creer que hay adultos. O, dicho de otra manera, hacernos olvidar la naturaleza.

      Eliminar
  3. En realidad no fue Leonard Cohen quien alteró el sentido de la estrofa en cuestión, sino Hy Zaret, quien escribió una versión inglesa allá por 1948 en la que ya aparecía la estrofa "Then we'll come from the shadow".
    Yo, por mi propia torpeza con el inglés, creía oír en la canción de Cohen una tercera versión, que es la que más me gusta, y que diría "The she (the peace) will come from the shadow", pero no, no es así.
    Sobre la historia de la canción: http://www.leonardcohensite.com/partisanfr.htm
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. "El poeta siempre ha sido el término medio entre el legislador y el pueblo, para bien o para mal". Resaltando esa oración, no me extraña que los artistas, en general, sean partidarios de aumentar el poder de los legisladores con tal de recibir subvenciones.

    ResponderEliminar