martes, 16 de agosto de 2016

Rezando por nuestros enemigos

Nos pide el Papa, y en esto ningún cristiano puede ponerle peros, que recemos por nuestros enemigos. Yo, tengo que reconocerlo, no estaba por la labor. Y seguiría sin estarlo si no hubiese encontrado la oración perfecta en el Essay on Coleridge de John Stuart Mill, que dice así:

"Señor, ilumina a nuestros enemigos. Agudiza su ingenio, concede agudeza a sus percepciones y coherencia y claridad a a sus facultades racionales: Estamos en peligro por su locura, no por su sabiduría; es su debilidad lo que nos da miedo, no su fuerza"

— John Stuart Mill, Essay on Coleridge


6 comentarios:

  1. Li he de confessar sr.Luri, que seguir el seu bloc,alimenta la meva fe cristiana...
    Gràcies.

    ResponderEliminar
  2. Pep, el día que le decepcione, recuerde esta palabras que acaba de escribir y sea caritativo conmigo.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias don Gregorio.

    ResponderEliminar
  4. " ...Es su debilidad lo que nos da miedo, no su fuerza".

    ¿Seguro?

    Karl Mill

    ResponderEliminar
  5. Si en la frase "Estamos en peligro por su locura, no por su sabiduría" en vez de locura dijese ignorancia, su tesis coincidiría exactamente con la de Arendt, que es hermosa pero, me temo, incorrecta.

    ResponderEliminar