sábado, 13 de agosto de 2016

El saber no ocupa lugar


La expedición escocesa a la Antártida de 1904 hizo sólo una contribución a la ciencia:

"Se capturaron varios pingüinos emperador, que eran muy numerosos. Para evaluar el efecto que tenía en ellos la música, Piper Kerr tocó una de sus flautas -carecíamos de un Orfeo que tocara una lira con dulzura-, pero ni las marchas enaltecedoras, ni las danzas más animadas, ni los lamentos melancólicos parecían tener ningún efecto sobre estas aves flemáticas y letárgicas; no mostraban ninguna emoción, ninguna señal de aprobación o desaprobación, sólo un indiferente sopor."

— Rudmose Brown et al., The Voyage of the “Scotia,” 1906

En Futility Closet

1 comentario:

  1. Esos pingüinos eran británicos*, por eso la gaita escocesa les deja...fríos.

    *Las dos claves principales son su apellido: emperador, alusión al imperio, el único en la época, y su vestimenta.

    ResponderEliminar