domingo, 8 de abril de 2018

Cataluña: Buscando un terreno neutralizado

Agotados por el combate, un tanto desconcertados por sus vaivenes y bastante asustados por lo que tiene todo esto de desabrido, los contendientes buscan un terreno neutral en el que poder firmar o la paz o, al menos, un alto el fuego.

En Cataluña parece estar definiéndose este terreno y los procesos judiciales parecen estar, paradójicamente, contribuyendo a ello.

Es, en primer lugar, un terreno de causas compartidas. Hay que elaborar un relato sobre el proceso y quienes lo estarían comenzando a cocinar parecen dispuestos a alcanzar un acuerdo narrativo que sostendría la tesis de que la culpa de todo lo que nos ha pasado la tuvo Aznar y que todos -menos él y los suyos- hemos sido víctimas.

De aquí deducen algunos que, puesto que Rajoy es el sucesor de Aznar, la posibilidad de un acuerdo pasa por un gobierno de la nación en el que no esté el PP. Me lo decía ayer el director de un importante medio.

Si esto es así -y me temo que hay más de un índice que apunta hacia aquí- lo que se busca no es un terreno neutral, sino construir un terreno ideológicamente neutralizado por la corrección política que permita a los contendientes no darse ni por derrotados ni por vencedores. Que permita, en definitiva, jugar la misma partida con otras cartas.

Para ello hay que excluir al PP del bando de los contendientes y colocarlo en el de los enemigos existenciales. La actual debilidad del PP parece incapaz de impedir su propia neutralización, condición indispensable para la neutralización del posible espacio de encuentro.

Puedo estar totalmente equivocado y que todo lo anterior sólo sea el resultado de una mala interpretación de diferentes testimonios escuchados en los últimos días, debida a la pesada digestión del cordero al chilindrón. 

O no. 

1 comentario:

  1. Lo mejor de la Guerra del Peloponeso es el contraste entre los discursos de los líderes y la opinión desapasionada del autor acerca de cuáles son las verdaderas causas de las cosas.
    El hecho de que el libro no hubiese sido traducido en su tiempo privó a Maquiavelo, quien no sabía griego, de su conocimiento, que sin duda le habría sido de interés.

    ResponderEliminar

Leyendo a Michael Young

Disfrutando del sabor de la heterodoxia que impregna los textos del sociólogo de la educación británico Michael Young. Dos citas y dos ide...