martes, 18 de octubre de 2016

Jesús Fueyo y los budas


Estoy devorando este libro. He llegado a la página 359 de las 600 que tiene y ya estoy sufriendo porque se acaba. ¡Qué inmenso! Es algo así como la novela metafísica de la decadencia de Europa escrita desde el puesto de Consejero Nacional del Movimiento (por designación directa del Jefe del estado) del autor. Lo leo como si fuera la segunda parte del Ensayo de Donoso. Erudición -mucha, mucha-, ironía -abundante y especiada-, mala uva -dosificada y certera-, buena prosa y un escenario nebuloso, en Sils Maria, en el que se congregan todos los fantasmas que parecían significar algo en los años setenta del siglo pasado europeo. El protagonista de todo este entramado hiperbólico, desmedido y absurdo pero, a mi modo de ver, sincero, es Herr Professor Gottlieb Erlöser Panaceo (el nombre ya lo dice todo), trasunto sintético de Heidegger y Kojève y autor de obras como Lógica como dialéctica social de la existencia pura, Metafísica material de la Nada absoluta, Teoricea soteriológica del Hombre Del cuádruple principio de la insuficiencia de la razón.  

13 comentarios:

  1. Un largo artículo en dos partes sobre ese libro:

    "Crea Jesús Fueyo un personaje, Herr Professor Gottlieb Erlöser Panaceo, Salvador Curalotodo Amado de Dios, según traducción de Dalmacio Negro..."

    https://seminariopensamiento.wordpress.com/2014/04/14/jesus-fueyo-la-vuelta-de-los-budas-1a-parte/
    https://seminariopensamiento.wordpress.com/2014/04/21/jesus-fueyo-la-vuelta-de-los-budas-2a-parte/

    Una parte de la correspondencia entre Carl Schmitt y Jesús Fueyo (1962-1967):

    http://www.academia.edu/10696128/Una_parte_de_la_correspondencia_entre_Carl_Schmitt_y_Jes%C3%BAs_Fueyo_1962-1967_

    Y otro libro suyo que parece también interesante (a juzgar por los conceptos y los nombres más citados en él):

    https://books.google.fr/books?id=s1o9AQAAIAAJ&q=Meister+Eckhart&dq=bibliogroup:%22Colecci%C3%B3n+Ideolog%C3%ADas+contempor%C3%A1neas%22&hl=fr&source=gbs_word_cloud_r&cad=3

    ResponderEliminar
  2. Creo que cuando se publicó, en 1973 -no sé si en esta fecha aún dirigía Fueyo el Instituto de Estudios Políticos-, el libro sólo tuvo dos reseñas. Una era de su editor.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué páramo intelectual aquel tardofranquismo, cuan diferente de la nueva Atenas, el nuevo siglo de las luces, que llegó con la democracia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni que lo diga usted...
      Aquellas épocas si psicopedagocs ni terapeutas emocionales...!

      Eliminar
  4. No se me pongan ustedes melancólicos, que no tengo reservas suficientes de ginebra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es melancolía, es sorpresa de que no llegue ese florecimiento, de no ver a la juventud leyendo a Platón, a Kant o a Marx, de que no salgan nuevas ediciones de nuestro siglo de oro cada mes, de que en televisión no haya tres o cuatro espacios dedicados al teatro, como aquel Estudio 1 del franquismo, y muchos debates de la enjundia de La Clave, que nació antes de la constitución.

      Eliminar
  5. Anímense a leer el libro y discutimos sobre él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ahora estoy con Leo Strauss y otros amigos de Platón (Ápeiron), que comparado con el tocho de Fueyo es un librico de nada, pero que me va a llevar al menos un par de meses. De donde no hay no se puede sacar.

      Eliminar
  6. Sobre Fueyo: http://elcafedeocata.blogspot.com.es/2013/11/cronica-parlamentaria-de-fueyo-villas.html?m=1

    ResponderEliminar
  7. Por poner en algún sitio la cita de Fueyo (que he visto gracias a la reseña que nos recomendó:

    «¿Qué es lo gravísimo y cómo se manifiesta en nuestra época grave?... Lo gravísimo es que todavía no pensamos; ni aun ahora, a pesar de que el estado del mundo da cada vez más que pensar.»

    Lo siento, pero incluso en las palabras me suena a Heidegger, a la letanía de Was heißt Denken:

    »Das Bedenklichste in unserer bedenklichen Zeit ist, daß wir noch nicht denken!«

    ResponderEliminar
  8. Revisando rápidamente una nota que tengo sobre Was heißt Denken?:

    »Das Bedenklichste ist, daß wir noch nicht denken; immer noch nicht, obgleich der Weltzustand fortgesetzt bedenklicher wird.«

    No he tenido el libro de Fueyo en mis manos, pero haber citado la fuente no hubiese estado de más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Pablo: al autor de la reseña lo que es del autor de la reseña y a Fueyo lo que es de Fueyo. Si en la reseña no aparece la fuente, en el libro de Fueyo, sí. La cita aparece en la página 23 de "La vuelta d los nudos" y la nota en la pág. 31. Es, de hecho, la primera nota del libro y dice: "MARTIN HEIDEGGER, "¿Qué significa pensar?", t.e., 2ª ed. Nova, Buenos Aires, 1964, pág. 10.

      Eliminar
    2. Tiene usted toda la razón, don Gregorio. No tengo acceso al libro. En realidad, es lo único que he hojeado de la reseña.

      Al señor Nin de Cardona le pertenece prologar la cita anterior, que atribuye a Fueyo (e ignora la fuente), con el siguiente texto (pp. 130–131):

      «Cabe, naturalmente, formularnos una muy comprometida interrogante, a saber: ¿Cuál es la tesis central de la obra...? Sin vacilar un solo segundo podemos responder que, ni más ni menos, la constituye el tema de la agonía del pensamiento. Justamente, subraya el autor, el primer problema que el hombre contemporáneo tiene que resolver gira en torno a la manera de dar solidez, firmeza, consistencia decisiva, dentro de lo que puede presumirse, al pensamiento:» [aquí se introduciría la cita de mi primer comentario]

      Si esta fue una de las dos reseñas que hicieron al libro, me temo que el señor Fueyo no necesitaba enemistarse, porque con ciertas amistades ya iba servido.

      Disculpe que me siga en modo dogmático, don Gregorio. Supongo que será el refugio que nos queda a los ignorantes.

      Eliminar