martes, 11 de octubre de 2016

Unamuno en vela

"Cuentan de Unamuno que una noche, en la casa de campo de un amigo, se paseaba por la alcoba horas y horas; hasta que, inquieto el amigo, que desde la alcoba de al lado le oía, fue a preguntar si algo le pasaba. "¡Nada, nada!", contestó Unamuno. Pero al fin confesó que tenía un vivo deseo de persignarse y por eso no dormía. "¡Pues persígnese, hombre de Dios, y duerma!" -exclamó el amigo. "Eso jamás -replicó con viveza el filósofo-. Me lo veda mi pensamiento."

Salvador de Madariaga, De la angustia de la libertad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Para que no se olvide

Acabo de recibir, ahoritita mismo, un libro que es para mí muy especial. En primer lugar, por el autor, mi amigo Xavier Guzmán Urbiola,...