domingo, 9 de octubre de 2016

El ortodoxo aguardiente

"¿Pero qué pensaría un lector si explicáramos el tradicionalismo de don Marcelino [Menéndez Pelayo] por su afición al aguardiente?"

Unamuno a José María de Areilza, 
en las memorias de este último, Así lo he visto

9 comentarios:

  1. "Cosas mas raras veredes, amigo Sancho", decía don Quijote. En uno de sus aforismos cuenta el gran Lichtenberg que había gente que explicaba las auroras boreales por el refejo de los arenques.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...más... reflejo...

      Eliminar
    2. O "cosas, mas raras, veredes...", que también cabría.

      Eliminar
  2. Le oí contar a Dámaso Alonso, en una conferencia que dio en el aula magna de la UB que Don Marcelino, en las conferencias, se hacía servir anís, no agua... Nada que ver, en cuanto a *estrafalariedad con el famoso huevo frito que el exquisito JRJ descubrió en una silla en casa de Antonio Machado..., que también nos contó.

    ResponderEliminar
  3. Le oí contar a Dámaso Alonso, en una conferencia que dio en el aula magna de la UB que Don Marcelino, en las conferencias, se hacía servir anís, no agua... Nada que ver, en cuanto a *estrafalariedad con el famoso huevo frito que el exquisito JRJ descubrió en una silla en casa de Antonio Machado..., que también nos contó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mejor conferencia que he oído en mi vida fue una de Brice Echenique. Bebía los besos de agua de un trago, uno tras otro. Obviamente una persona gentil s los iba llenado con diligencia. A medida que iba bebiendo iba perdiendo el hilo. Al final nada de lo que decía tenía mucho sentido, pero todo estaba magníficamente bien dicho y, además, de la manera más divertida. Después alguien de la institución que lo había invitado me confirmó las sospechas: aquel líquido tan inocentemente transparente nada tenía que ver con el agua.

      Eliminar
    2. Yo asistí, hace muchos años, a una conferencia-coloquio de Juan Rulfo en el Centro Pompidou en la que el autor de "Pedro Páramo" estaba tan borracho que el presentador, tras alargar voluntariamente la introducción, prescindió de la "conferencia" y pasó directamente a las preguntas de los asistentes. El pobre Rulfo, rojo como con un tomate y con una mirada de asesino, sólo fue capaz de responder con monosílabos a las preguntas que el traductor le repetía varias veces al oído, aunque estuvieran en español. Cuando alguna vez intentó decir una frase entera, nadie comprendió lo que decía. Aquéllo fue un auténtico desastre, que dos o tres especialistas de la obra del mexicano intentaron evitar hablando de manera improvisada de la gran calidad de sus libros

      Eliminar
  4. Hasta Homero se echaba una cabezada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Horacio, Epistulae 1.19.6: “laudibus arguitur vini vinosus Homerus"

      Eliminar