lunes, 17 de octubre de 2016

Crítica de la crítica de la historia de la filosofía

En los manuales soviéticos de historia de la filosofía se explicaba la teoría de la reminiscencia platónica a partir de la afirmación de que este filósofo fue el ideólogo de la aristocracia esclavista ateniense. La Crítica de la razón pura se reduce a un mero impuso reflejo de la ideología de la naciente burguesía alemana y el neokantismo se adelgaza hasta quedar convertido en misérrimo kantismo  reaccionario y subjetivo-idealista.

Pero quizás el premio a la idiotez historiográfica marxista se lo lleve Lukács, que en su Die Zerstörung der Vernunf se despacha a gusto con Dilthey, Scheler, Heidegger y Jaspers. Al primero lo trata de fundador de la filosofía imperialista de la vida; al segundo, de filósofo de la estabilidad relativa de la vida y resume la filosofía de los dos últimos como miserere del subjetivismo parasitario.

Dicho lo anterior, y entre nosotros, reconozco que encuentro cierto aire poético en eso de "filósofo de la estabilidad relativa de la vida" e incluso me parece un caso de justicia poética tratar la filosofía del autor impenetrable de Sobre el evento -Heidegger- de "miserere del subjetivismo".

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Exactamente! Que conste que me lo leí entero. Casi sería mejor decir que me lo salmodié entero.

      Eliminar
    2. "Heidegger ha inventado un dialecto del alemán, pero nada más."

      (Borges)

      Eliminar
  2. Heidegger, ahora que lo pienso, sería aquel pensador que tan solo necesita un charco para ahogarse y llenarse de barro en su ser chapoteante!
    HL

    ResponderEliminar
  3. Definició (possible) de la filosofia: L'art d'agafar la vaca pels collons - JOAN FUSTER.

    si le soy sincero no lo acabo de entender. ¿Se refiere a la vaca socràtica? o a la vaca en general como metáfora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Heidegger tenía un rostro ordinario, no un rostro inteligente, dijo Reger, era totalmente un hombre poco inteligente, carente de toda fantasía, carente de toda sensibilidad, un rumiante filósofo superalemán, una vaca filosófica constantemente preñada, dijo Reger, que pastaba en la filosofía alemana [...] Todavía hoy no se ha calado por completo a Heidegger, sin duda la vaca heideggeriana ha enflaquecido, pero se sigue ordeñando la leche heideggeriana."
      (Thomas Bernhard. Maestros antiguos).

      Eliminar
  4. No tan osado como Carlos Fernández Liria que ha llamado a Althusser "Sócrates del siglo XX"

    ResponderEliminar
  5. Agnes Heller , cuando era Agnes Heller,decía y me parece una apreciación justa, que "El asalto a la razón"( lo de "asalto" en lugar de "destrucción" fue cosa de Wenceslao Roces) era un "típico producto de la guerra fría, como "La sociedad abierta y sus enemigos" de Popper".ALgo parecido pensaba Voegelin: en su correspondencia con Leo Strauss es durísimo con este último libro. Dicen que el asunto le costó el veto a Popper en Chicago.

    Leszek Kolakowski, que fue uno de los héroes intelectuales de mi primera juventud - aunque luego me di cuenta de que tiraba el niño con el agua sucia - decía que para entender el estalinismo había que preguntarse cómo era posible que la misma persona hubiese escrito contemporáneamente "El joven Hegel" y "El asalto a la razón".

    Yo respeto mucho a Kolakowski, buen escritor, notable historiador de la filosofía y un hombre valiente. Pero veo a Lukács escribiendo a fines de los años treinta un artículo sobre el "Hyperión" de Hörderlin , cómo una "respuesta en lenguaje esópico a Trosky", veo al matrimonio recibiendo la noticia de que su hijo ha sido internado en el Gulag y a su mujer determinada a dormir en el suelo hasta que sea liberado para compartir su cautiverio, o su arribada a un palacio a la orilla del mar - con todo el gobierno húngaro arrestado en 1956 - y el silencio de sus captores que le hace decir :"Me equivoqué, Kafka era un realista". O su arresto domiciliario en un palacio en Budapest, donde recibe por la puerta de atrás a ministros del gobierno. O al final, tras la invasión de Checoslovaquía: "Mi vida ha sido un fracaso".

    Yo no me siento superior a este hombre por haber vivido en tiempos mejores.

    Karl Mill

    ResponderEliminar
  6. Sobre Popper y Chicago: Strauss jugó todo lo sucio que pudo (y podía mucho) para evitar la llegada de Popper. Intentó hacer lo mismo con Arendt, pero le salió el tiro por la culata. Sobre Lukács: "a man of unusual intelligence. [no other Western Marxist] comes within hailing distance" (Leo Strauss).

    ResponderEliminar
  7. No es jugar sucio. Hoy sigue ocurriendo que a la hora de considerar si le ofrecen o no una plaza senior a un profe en USA se le consulta a gente del propio departamento (Strauss) y a otros externos (Voegelin). El caso de Popper estaba claro desde la óptica de Strauss: no entendía a Platón. Nada que ver con la guerra fría: Popper, gran defensor del liberalismo, era claramente anticomunista.

    ResponderEliminar