martes, 4 de octubre de 2016

La dignidad del político

"Imagínanse algunos que el medio de perpetuarse en el poder, es lisonjear a los pueblos con palabras blandas, que más bien que órdenes parezcan súplicas. Grave error: los pueblos no sufren el ser oprimidos; pero tampoco quieren un gobierno que les hable de rodillas: piensan, con razón, que es incapaz de mandar quien no abriga el sentimiento de la dignidad propia."
Balmes, en 1843

4 comentarios:

  1. Exactamente igual que en las aulas construstivistas e innovadoras, donde los profesores inflan las notas para adular y disimular la vagancia de un importante porcentaje de alumnos de secundaria, que ya aprendieron en primaria a presionar al profesor temeroso de "las quejas de los padres"...

    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero en este caso quien no esta en su sitio es el profesor que no enfrenta las presiones.

      Eliminar
  2. la indulgencia y la complacencia, el pan de cada dia en política son solo el unico camino que puede tomar un político cuando pierde legitimidad. Les suena ?
    En mi pueblo, una de las características del equipo de gobierno és el triunfalismo - hacer un triunfo de cualquier cosa - que ha llegado a extremos tan penosos como presentar como un exito pintar en un autobus una campanya promocional i inaugurar lo pintado o alquilar unos locales a unas franquicias de esas que estan en todas partes.
    Però lo mas grave de todo y que ahora vemos tambien a escala nacional o estatal como prefieran, és que nadie es capaza de darle la vuelta no ya ganando elecciones sino al menos ganando en el discurso.
    La incapacidad política de las oposiciones és espeluznante, ni siquiera podemos con esta mierda de gobiernos.

    ResponderEliminar
  3. La cita está incompleta. La cita exacta es:

    "Imagínanse algunos que el medio de prevenir los levantamientos y perpetuarse en el poder, es lisonjear a los pueblos con palabras blandas, humildes, que más bien que órdenes parezcan súplicas. Grave error: los pueblos no sufren el ser oprimidos; pero tampoco quieren un gobierno que les hable de rodillas: las humillaciones rastreras les hacen creer que hay traición y perfidia; y cuando no, piensan, con razón que es incapaz de mandar quien no abriga el sentimiento de la dignidad propia."

    ResponderEliminar