domingo, 11 de febrero de 2018

¡A discutir!

Tertulia apasionada entre un grupo de exiliados españoles en un café mexicano. Años 40.

- ¡Yo, a América, he venido a discutir! -suelta un diputado republicano, resistiéndose a dar por terminada una discusión que había dejado agotados a sus contrincantes.
- ¡Coño, cuántos kilómetros inútiles! -le replicó León Felipe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El fantasma de Stalin se aparece a Pellecer

Carlos Manuel Pellecer es una de esas personas relevantes cuyo oficio principal es ser discreto y, si la discreción es imposible, ofrecer i...