sábado, 4 de febrero de 2017

Dia intenso en Madrid

Ayer me acosté tarde. Estuve en Gerona dando una charla a una escuela que hay que conocer, la Montessori. Aprendí mucho y descubrí que aún me queda mucho más por aprender.

Esta mañana he salido de casa a las 5:15 para coger el cercanías que me llevaría al AVE que me tenía que llevar a Madrid.

A las 9:45 tenía una conferencia ni más ni menos que en la sede de la Conferencia Episcopal que, con el turno de preguntas, se ha extendido hasta casi las 13:00. Hemos hablado de muchas cosas, entre ella he comentado que  hace pocos días el Departament for Education hizo públicas las “performance tables” que revelan cuales son las mejores escuelas en Inglaterra. Ha habido sorpresas.

Las dos primeras de la lista son dos escuelas musulmanas situadas en Blackburn que pertenecen al Tauheedul Educaiton Trust. Su director general, Hamid Patel, declaró a la prensa: "Es especialmente gratificante ver que algunos de nuestros estudiantes más vulnerables - aquellos que se unen a nosotros por debajo del nivel esperado de logro y aquellos que provienen de entornos desfavorecidos - han logrado resultados tan destacados. Estamos decididos a aprovechar este éxito en toda nuestra familia de escuelas y con la colaboración con otros, para asegurar que cada joven tenga la oportunidad de desarrollar su potencial". Añadía:  “Nuestra misión es proporcionar la mejor educación a los jóvenes de nuestras escuelas, con los mejores resultados académicos.”

La tercera, la Harris Academy de Battersea, cuyo lema es “Cabeza, corazón y heroísmo”, porque estas son las cualidades que desarrollamos en sus alumnos”. “Somos una Academia innovadora y moderna con ‘old-fashioned values’”, dicen.

La cuarta, la King Solomon’s Academy en Paddington. Basada en el modelo norteamericano de las KIPP. Según su director, su "objetivo es permitir que nuestros alumnos accedan a las mejores universidades. Tenemos las aspiraciones académicas más altas.” 

La quinta, la St Andrew’s Catholic school en Leatherhead, que se presenta como un "College of Maths & Computing" y que asegura que su norma es "la conquista de la excelencia". 

A las 13:30 me he ido a comer con tres profesores de un importante centro de Madrid que están preparando un programa de desarrollo de las competencias lingüísticas de sus alumnos realmente interesante.

A las 16:32 he perdido el AVE que salía a las 16:30.

10 comentarios:

  1. “Somos una Acadiemia innovadora y moderna con ‘old-fashioned values’”

    Quizás ahí está parte del éxito, en no despreciar o ignorar la tradición.

    Si no "escuchamos con los ojos" a los clásicos la culpa no esta en los clásicos.

    !Cuanta ignorancia atrevida se nos presenta como solución educativa innovadora!

    Propongo que se estudie en las escuelas de magisterio las ideas sobre la educación de Erasmo de Roterdam o de Luis Vives..., no me diga que no es innovador...

    José

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me ha gustado mucho eso qu resalta usted: "innovador con old-fashioned values", porque quiere decir que e una academia con criterios para evaluar el valor de la innovación, peor al mismo tiempo me entristece porque sé que aquí una escuela que s presentara de esta manera no s comería un rosco.
      De acuerdo, la reivindicación del "aprender jugando" por parte de un filólogo tan riguroso como Erasmo es muy diferente de la reivindicación del juego por quiene son conocen el rigor. Con respecto a Vives yo hablo en mis conferencias de su "ara nesciendi", diciendo entre otras cosas que mi maestra es el que sabe lo que yo no sé, es decir, el que conoce algo de mí mismo que se me escapa a mí mismo.

      Eliminar
  2. Don Gregorio le veo muy diplomático en relación al método Montesori.

    ResponderEliminar
  3. No haga caso del comentario, era una pequeña maldad...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo muy poco en la infalibilidad de los métodos, y mucho en los grupos con las ideas claras.

      Eliminar
  4. "El niño, guiado por un maestro interior, trabaja infatigablemente con alegría para construirse. Nosotros los educadores solo podemos ayudar". María Montessori.
    ¿Le suena a algo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No entiendo por qué me hace usted esta pregunta, pero le diré tres cosas que admiro del método Montessori:
      a) Su esfuerzo por definir la experiencia educativa y no limitarse a introducir meramente ella actividad en el aula.
      b) La centralidad que ocupa en él la educación de la voluntad y la autodisciplina.
      c) Que anima a los que lo practican a ir más allá, a superarlo.

      Eliminar
    2. a) meramente la actividad en el aula

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...