jueves, 19 de enero de 2017

Una religión muy pesada


En su prólogo al Catecismo Positivista de Augusto Comte, Antonio Zozaya, tras dejar escapar que "Comte se amaba a sí mismo con amor de mujer", recoge a pie de página esta anécdota: "Cuéntase que el propietario de la casa en que murió Augusto Comte en la Rue de Monsieur le Prince, asombrado al ver que en tan reducido espacio se reuniese tanta gente para llevar a cabo las prácticas religiosas del Positivismo, suplicó a M. Laffitte que desalojase el local. Su Religión de ustedes, dijo, será buena o mala, yo en eso no me meto; pero es una religión que carga demasiado las vigas. Así fueron tachados de ilusos los hombres que haciendo alarde de positivistas, se alejaban cada vez más de la realidad." 

1 comentario:

  1. La metáfora del título de tu portada "Una religión muy pesada" alumbra todo el artículo. Gracias por compartir algo del prólogo de Antonio Zozaya. Un saludo.

    ResponderEliminar

Dándole los últimos retoques

Saldrá en septiembre: