sábado, 7 de enero de 2017

Romanones, "Breviario de política experimental" I


Monarquía

"Para que haya cortesanos no se precisa Corte ni soberanos. Surgen siempre alrededor del Poder, no importa en qué manos se encuentre éste. Sólo cambian los uniformes de los turiferarios".

"La verdad desnuda y aun semidesnuda es siempre poco grata para los oídos de las personas reales"

"La Monarquía constitucional es algo, lo bastante, y con ello tendremos que contentarnos".

"Dijo un día Prim en el Congreso: Nada más difícil que hacer un rey".

"A las personas reales no les place compartir los vivas y los elogios con nadie. Los mueras y las censuras ya es otra cosa".

Pueblo

"De tejas abajo, lo único inmenso es la credulidad humana. No tiene límites".

"Siempre estamos dispuestos a creer lo que nos conviene".

"Hay sueños de estadistas que cuestan muchas lágrimas a los pueblos".

"Los pueblos se dejan arrastrar con mayor facilidad por las ideas que menos comprenden".

"Es tan difícil gobernar un pueblo de incrédulos como uno de fanáticos"

Política exterior

"En la política exterior sólo tienen primacía los intereses".

De las luchas políticas

"Sólo es verdadera revolución la que sustituye los principios morales sobre los que se asienta la Sociedad. Las demás son motines, por grandes que sean sus estragos. Al final, las cosas quedan lo mismo".

"Las cuatro reglas de la política: suma cuanto puedas, resta lo menos posible, multiplica con cuidado y divide al adversario hasta hacerlo polvo".

"No hay habilidad que sustituya en eficacia a la fuerza".

Aprendí hace muchos años aquel proverbio castellano que dice: La desconfianza y el caldo de gallina nunca hicieron daño a nadie."

7 comentarios:

  1. Si todo el libro es así y si en sus muchos otros libros hay aforismos tan buenos como ésos, habrá que considerar a Romanones menos como un político que como un excelente aforista.

    De su libro "Notas de una vida":


    "Es más fácil dogmatizar que discutir, vencer que convencer."

    "Fórmulas sencillas para resolver problemas complejos, no las conozco."

    "La frase es el alcaloide del pensamiento: con una frase se hiere y hasta se mata. Durante largo tiempo se recuerda y se repite."

    "Los discursos sin contradictor en realidad no son discursos sino sermones; sermonear es más fácil que discutir, porque es sólo dogmatizar."

    "Los amigos suelen abandonarnos a la hora de la desgracia; los enemigos nos siguen hasta la muerte."

    "¡Si será modesto que se cree inferior a sí mismo!"

    ResponderEliminar
  2. "Dicen que cuando el Conde de Romanones fue propuesto para la Real Academia, le sugirió alguien que hiciese una visita de cortesía a todos los miembros de la Institución encareciéndoles su apoyo, porque esa era la costumbre. Así es que venciendo el natural pudor cumplimentó ese requisito y todo el mundo le aseguró que su voto sería para él. El día de la votación se acercó su secretario y en un aparte le dijo: Excelencia, traigo malas noticias: no hemos salido. ¿Cómo es posible? -preguntó perplejo- Pero si tenía garantizada la elección... El funcionario se encogió de hombros. Pero entonces ¿cuántos votos he tenido?- quiso saber. Ninguno, Excelencia- musitó el secretario con un hilo de voz. El político se quedó unos instantes pensativo y luego cabeceando ligeramente se volvió hacia su ayudante: ¡Joder, qué tropa!,- concluyó."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La expresión última la empleó un día Rajoy para referirse a los suyos.

      Eliminar
  3. Qué bueno! Gracias.

    Me apunto lo de "turiferarios"; es lo que quisieran muchos psicopedagogos de los profesores de secundaria y bachillerato, como creo que ya lo han logrado en primaria, maestras/os que "...se dejan arrastrar con mayor facilidad por las ideas que menos comprenden".

    José

    ResponderEliminar
  4. "Siempre estamos dispuestos a creer lo que nos conviene".

    Más bien lo que suponemos que nos conviene, que no es lo mismo.

    Karl Mill

    ResponderEliminar
  5. Este tipo (o su padre) se hizo (desamortizó) con un terrenito de 60.000 hectáreas muy cerca de mi pueblo. Luego destrozó el convento de los expropiados (lo había sido de Cisneros) para hacerse un palacete (bastante hortera). Desguazó la biblioteca (yo tengo algún ejemplar de la misma). Su nieta, cuando enseñaba el palacete, iba diciendo: "Esto lo robó mi abuelito en...", y no una, ni dos, ni tres veces. Y más que podría contar. Vamos, un "liberal" de esos que aún abundan en España (lo mío pa mí, lo de los demás también). En mi pueblo aún se le conoce por "el mayor ladrón de España".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jesús decía a sus discípulos, refiriéndose a los fariseos: "Haced lo que ellos digan, pero no hagáis lo que ellos hacen". Lo mismo podríamos decir en este caso: pensemos lo que dicen, pero... En cualquier caso la incapacidad para articular políticamente un liberalismo moderno, la pagamos muy cara.

      Eliminar

Y, de repente, ayer

Uno nunca sabe detrás de qué esquina lo espera alguna sorpresa del pasado.  No esperaba encontrarme por internet con Nieves Eguiluz, un...