jueves, 3 de noviembre de 2016

¡Qué mal nos está haciendo el psicosocialismo!

Definitivamente el "homo politicus" ha sido sustituido por el "homo psicologicus".



Me voy a Jaén