viernes, 25 de noviembre de 2016

Están jugando con el futuro de sus hijos

Si un pedagogo os habla seriamente (es decir, no en el Club de la Comedia):

1) De "maneras eficientes de proceder en la reinvención común del sistema educativo”.

2) De "la necesidad de implantar métodos de aprendizaje que empoderen al alumno para que mejore su expectativa vital en una sociedad cambiante".

3) De que en la escuela antigua "el objeto de estudio eran las disciplinas, y no la realidad”.

4) De que "el propósito competencial debe integrar las dimensiones cognitiva, emocional y ética”.

5) De "la necesidad de desarrollar competencias para la vida basadas en informaciones, conceptos, habilidades, actitudes y valores, por igual, en una idea de formación integral del alumno como aprendiente autónomo".

6) De "cambiar la idea del profesorado como aplicador de recetas, por el facilitador de nuevas respuestas a nuevos contextos".

7) De "replantear instrumentos de evaluación, y hacer que sea el propio alumno que se autoregule".

8) De "hacer permeables las paredes de la escuela para vincular aprendizaje y realidad".

7) De que "el nuevo enfoque formativo pretende capacitar al alumnado para dar respuesta, por un lado a retos globales, como el desarrollo sostenible, la violencia vinculada a la diversidad cultural, la pobreza y la inequidad y desigualdad de género. Por otro lado, debe garantizar el éxito profesional teniendo en cuenta el cambio tecnológico exponencial que ya está transformando las realidades, sabiendo que ello requiere capacidad para resolver problemas, pensamiento crítico y creatividad".

Deberían tomar nota en primer lugar de que hay muchas palabras que los nuevos pedagogos no se atreven a pronunciar. Piensen en ellas, es muy instructivo. La más llamativa es "inteligencia". Quizás debieran sospechar también que si este lenguaje es difícil de comprender es simplemente porque no dice nada. Si fuera así -y yo creo que lo es-, estaría situando a la escuela fuera de la realidad al jugar frívolamente con predictores hipotéticos del futuro que no tienen NINGUNA garantía científica y sí mucho de arbitrario. Pero "en un mundo competitivo, las organizaciones que usan predictores inválidos se colocan a sí mismas en una posición desventajosa”.



7 comentarios:

  1. Una de las consecuencias de las "ideas" del gremio de los pedabobos, y no de las menos nocivas, es la producción de papeleo y burocracia, que siempre crecen, uno y otra, exponencialmente. En el ámbito universitario -vean las memorias de las titulaciones y las guías de las asignaturas- los profesores cada vez dedicamos más tiempo a rellenar impresos y a redactar documentos que no lee casi nadie y, sobre todo, que no se cree nadie. Que si las competencias, que si las habilidades, que si esto y que si lo otro...por cierto, normalmente en formatos cerrados que vienen de "arriba" (de alguna de esas oscuras y siniestras oficinas de "calidad docente", "innovación docente", "experiencias educativas" y denominaciones similares).
    Pedro

    ResponderEliminar
  2. Hoy ha salido la noticia de que un colegio de Elche ha pedido a los padres de alumnos decoraciones navideñas, pero no religiosas (no quieren belén para no herir sensibilidades). ¿Qué grado de alienación hay que tener para pretender una Navidad sin religión? Soy agnóstico, pero la tontura se hace insoportable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ocurre que el fondo de las cosas se pierde y queda solo la superficie. Pero la respuesta a la pregunta que plantea me parece que no resulta muy difícil: igual que el cristianismo sustituyó muchas festividades paganas, lo que hay hoy (llámelo X) se apropia de las festividades dándoles otro sentido o quitándoselo si se prefiere.

      Eliminar
  3. Minuto 7:42-9:17, en lo que concierne al título de la entrada, aunque el vídeo merece la pena en su integridad. (En cuanto a la cifra de manifestantes, reconocer que peca de optimismo, tanto como los griegos al cifrar a los persas de las Termópilas. Es un matiz menor en cuanto a lo que se habla)

    https://www.youtube.com/watch?v=F5O4xLtnsiY&t=871s

    ResponderEliminar
  4. Dios bendito!, qué jerga más horrisonante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero detrás de esta jerga no hay nada. No pueden ofrecer ni un resultado decente, mientras que la escuela tradicional pues ofrecer a estos "juerguistas" como ejemplo de su capacidad para ponerse en cuestión a sí misma.

      Eliminar
  5. Si os enseñara el programa de cierto IES sobre jornadas educativas. Todo palabrería, cháchara de este estilo. Por supuesto con sus ponencias en inglés. Y luego el personal sabiendo cuál es el nivel de exigencia de muchos de los departamentos

    ResponderEliminar