jueves, 29 de septiembre de 2016

¡Oh!, cómo cansa el orden

¡Oh!, cómo cansa el orden; no hay locura
igual a la del lógico severo
y aquí renegar quiero
de la literatura
y de aquellos que buscan proporciones
en la humana figura
y miden a compás sus perfecciones.

Espronceda, El diablo mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El harem masculino de Liu Chuyu

"Su padre, el emperador, la casó con He Ji, hijo de un oficial prominente. Liu Chuyu no parece haberse sentido muy feliz con esta deci...