viernes, 9 de septiembre de 2016

De la corrección a la cursilería política


Artículo en Libération


4 comentarios:

  1. No tengo idea de francés, pero creo que la carta del periodista del Aftenposten explica bien la insensatez de vivir en un mundo Disney.

    ResponderEliminar
  2. El cuerpo de la niña está abrasado por el napalm, pero lo que les resulta escandaloso es que no esté pudorosamente cubierto.
    La actitud que se echaba en cara hará cuarenta años a cierta burguesía bienpensante de derechas, ahora la adopta uno de los iconos de la postmodernidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, todo el caso es establecer una regla para qué casos es legítimo un desnudo infantil en Facebook.

      No digo que sea algo fácil, porque no sólo será esta fotografía. Facebook tiene un problema y tiene que pensar cómo solucionarlo.

      El problema para el resto del mundo es que los sitios de internet (plataformas sociales o como quieran llamarlos) nos poseen. Lo que pones en ellos es suyo, nada de lo suyo es tuyo y en cualquier momento y de cualquier modo te pueden tapar la boca.

      Eliminar
  3. Para su vergüenza, lo “políticamente incorrecto” ha sido un invento de la izquierda ilustrada, en contra de lo que cree la inmensa mayoría pensando que es una idea de derechas; siempre se confunde el pensamiento conservador con el reaccionario, y nada lo es más que el “buenismo” progre de la izquierda puritana. Ya sabemos que los extremos se tocan, y a veces las extremos reaccionarios tienen sus puntos de encuentro privilegiado en las ideas de bombero para salvarnos del mal.

    ResponderEliminar