miércoles, 28 de septiembre de 2016

Cosas curiosas

Me acabo de encontrar la Oda a la Pàtria de Aribau, tal como la ven, en catalán...


... en este libro de Ernesto Giménez Caballero de 1946...


... que era un libro de texto de bachillerato.

Habría que repasar la relación de los falangistas catalanes con la cultura catalana. Hubo una escuela en Barcelona que nunca interrumpió la enseñanza en catalán a sus alumnos... precisamente porque estaba protegida por un poderoso falangista. No intento hacer de la anécdota categoría, pero Destino no surgió de la nada.

Al pasar página me encuentro con estos versos de Verdaguer:
Mes si fuigs de terra plana
quedat en la montanya.
¡Oh, bandera catalana,
abrigans fins a morir!

3 comentarios:

  1. En aquest sentit és interessant la revista "Laye": Castellet...

    ResponderEliminar
  2. Entre otros, el falangista Luis de Caralt que además de publicar en los años 40/50 a Faulkner, Graham Greene, Kerouac, Simenon y otros, publicó también las obras del Coronel José Manuel Martínez Bande, imprescindible referencia para conocer la historia militar de nuestra guerra incivil, excepto, claro está, para los sectarios, guerracivilistas y revanchistas. Hubo otros editores catalanes falangistas: Editorial Destino refiere al joseantoniano “Unidad de destino en lo universal”. Ver: José Mª Fontana Tarrats, Los catalanes en la guerra de España; Ignasi Riera Gassiot, Los catalanes de Franco. Aquí, allá y acullá, la realidad suele ser más compleja de lo que quisieran los maniqueos talibanes. 80 años después, ¡seguimos en esas! Deplorable. Ver Duelo a garrotazos de Goya.

    Item más: Una de las mejores novelas sobre la Guerra de España, Incerta glòria de Joan Sales, recibió el premio Joanot Martorell (luego Sant Jordi) en ¡1956! Publicada en catalán narra la guerra desde la perspectiva de unos personajes ¡republicanos! Se publicó censurada, of course;

    Item más: Josep Pla (És més fàcil creure que saber) tiene un callejón de tercera en Barcelona;

    Item más: Salvador Dalí no tiene calle en la cosmopolita Barcelona. El racista y goebeliano Sabino Arana sí la tiene: a dos pasos de la parte noble de la Diagonal.

    Podríamos seguir porque hay mucho y substancioso más. Así nos va. Apa i somi!

    ResponderEliminar