viernes, 4 de marzo de 2016

Un libro tremendo


Leyendo este libro me he quedado sin aliento. Cuando lo recupere, les contaré a ustedes mis impresiones. Hoy me limito a traducirles las primeras líneas:

"Es hora de irse a dormir. Arrodillado junto a la cama, la cabeza inclinada, las manos juntas, recito en voz baja mi plegaria. Tengo diez años. Tras un breve repaso de las faltas del día, le dirijo a Dios, nuestro Creador, un deseo. Él sabe que no me pierdo una misa, que comulgo, que Le amo por encima de todo. Le pido simplemente, le ruego que provoque la muerte de mi padre, si es posible en un accidente de coche. Un freno que falle en una cuesta abajo, una placa de hielo, un plátano. lo que a Él le parezca mejor.
"Dios mío, dejo en Tus manos la elección del accidente, pero haz que mi padre se mate."
Mi madre llega para taparme y leerme un cuento. Me mira con ternura. Yo estoy sumido en mi piadoso fervor. Cierro los ojos y me digo a mí mismo:
"Dios mío, te dejo, Mamá acaba de entrar en mi habitación" 

7 comentarios:

  1. Por si alguien prefiere leerlo en castellano, Impedimenta publicó recientemente este libro perturbador
    http://impedimenta.es/libros.php/un-buen-hijo

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Daniel. Ese es el adjetivo: "perturbador"

    ResponderEliminar
  3. De este autor tengo un libro que recomiendo. Es un ensayo sobre la aspiración al estatus de víctima de amplios sectores de la sociedad, objetivo que puede justificar desde la vagancia hasta la inmadurez como forma de vida. Para mi forma parte de mis articulos de "reclinatorio" como un buen vino o una buena música. Se tienen que saborear "de rodillas" con respeto hacia la excelencia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo dirà por los,funcionarios, los políticos,obpor los sindicalistas? Supongo..

      Eliminar
    2. No, el libro es "La tentación de la inocencia"

      Eliminar
  4. Demoniaca oración. Parece un libro horrible. Por lo tanto habrá que comprarlo.

    ResponderEliminar
  5. Pascal Bruckner es muy bueno. Lean también La tentación de la inocencia, merece la pena.
    "Prefiero pensar contra mi propio campo, minarlo desde el interior, antes que desertar. Nunca he abandonado realmente el progresismo, a pesar de la densa estupidez y el buenismo que lo dominan. A mi edad uno no abandona a su familia adoptiva, solo se aleja de ella.Todavía hoy en día, las únicas estupideces que me indignan son las de la izquierda, las demás me dejan indiferente."
    CODA: "el objetivo de toda existencia: casar la verdad con la belleza."
    Pascal Bruckner; Un buen hijo. Ed. Impedimenta
    SALUD

    ResponderEliminar