domingo, 27 de marzo de 2016

África y Filisberto

Juan Manuel de Prada le dedica su Raros como yo de este sábado (ver ABC Cultural) a un raro que merece como pocos este calificativo, al "descabalado, disperso y un tanto delirante, Felisberto Hernández". "En París (a donde había viajado gracias a una beca que le consiguieron Supervielle y Roger Callois)se enamora de María Luisa Heras [sic], una modista española con la que también se casa, para no variar, y de la que se divorcia para volver a vivir con su madre en la pensión pulgosa de siempre".

De Prada se olvida de un pequeño detalle: María Luisa Heras es la ceutí África de las Heras, una de las agentes más importantes de la historia del KGB.

Comenzó a colaborar con los soviéticos en Barcelona durante la guerra civil y en la URSS tuvo una destacada actuación como guerrillera actuando tras las filas alemanas. En abril de 1944 le concedieron la Orden de la Estrella Roja, la medalla del Guerrillero de primer grado, la Medalla de la Defensa de Moscú y la Medalla de la Victoria. Pocas mujeres alcanzaron un medallero más excelso que el suyo y pocas, también, lo tuvieron más merecido. Inmediatamente después asistió a varios cursos para completar su dominio del ruso y de las técnicas de espionaje. En enero de 1946 fue enviada a París, vía Berlín, donde se hizo pasar por María Luisa de las Heras, una exiliada política española. Alquiló un apartamento en el número 82 de la calle Lauriston, en la orilla derecha del Sena, donde montó un taller de modista. Siempre fue muy buena con la aguja de coser. No tardó en ganarse una cierta reputación y atender a una clientela distinguida. 
Su objetivo en París era Felisberto Hernández, de convicciones marcadamente anticomunistas. Parece que se conocieron en el Pen Club, el 13 de diciembre del 47, con ocasión de la presentación de Filisberto en la sociedad literaria parisina por parte de Jules Supervielle.
Gracias a Felisberto obtuvo los documentos legales que le permitieron desplazarse a Uruguay. Embarcó en Burdeos en el transatlántico Kerguelen el 3 de diciembre de 1948 y desembarcó en Montevideo el 27 de diciembre. Ya podía dedicarse a la misión que le habían encomendado en Moscú: la creación de una red de espionaje en el Cono Sur.
Al principio, Felisberto y África vivieron en apartamentos separados, pero próximos, en la calle Juan Manuel Blanes. Se casaron el 14 de febrero de 1949 y a partir de entonces comenzó una historia de la que nos desentenderemos nosotros.  Baste decir que África no se casó para ser feliz, sino para tener una buena cobertura para sus operaciones de espionaje. Y mientras la cobertura fue necesaria, permaneció casada. Dos años.
Sudoplatov -una alta figura del KGB- dice estuvo trabajando con Rudolf Abel. Si esto es cierto, hemos de tener en cuenta que la red de espionaje que consiguió tramar Abel, con conexiones en Nueva York, California, Brasil, México y Argentina, fue decisiva para la obtención de los secretos atómicos norteamericanos. 
África acabó sus días como “profesora particular” de agentes a los que daba clases en su propio piso en Moscú, en el Sadóboye Koltsó, cerca del metro Smolenskaya. 

10 comentarios:

  1. Felisberto era uno de los escritores preferidos de Roberto Bolaño, no se si sabia esta historia, me ha dejado usted 'esmaperdut'.

    ResponderEliminar
  2. Un gran escritor. Y no sé si tan ingenuo como a veces queremos suponer.

    ResponderEliminar
  3. eso parecia, un ingénuo, como Calders, o és que quizas este tampoco lo era.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que era muy diestro usando su ingenuidad como cebo. En realidad creo que todo lo que le interesaba realmente del mundo era lo que podía divisarse desde el interior de unas amplias faldas.

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Buenas tardes señor Luri! Estoy haciendo el Trabajo de Fin de Grado sobre el constructivismo y la escuela progresista. He leído La escuela contra el mundo y me ha ayudado mucho. He leído mucho en inglés sobre el tema y me ha dado la sensación que ellos usan más “progressive schools” y en castellano se usa “constructivismo”. Corríjame si no estoy en lo cierto. Tengo una duda que no consigo aclarar: en la introducción del trabajo, con el fin de relacionar ambos conceptos, tenía pensado escribir que el constructivismo nació de la mano de Dewey y Piaget y la “escuela progresiva” nació a finales del siglo XIX para distinguir su curriculum del “tradicional” en el que no se priorizaba la experiencia. No encuentro quién creó el concepto, ¿fue Dewey? Mi TFG va en contra de lo que predican los profesores de mi universidad, por eso quiero ser muy precisa en todos los datos. Gracias por su ayuda! Por cierto, he intentado publicar en una entrada antigua sobre el tema, pero los comentarios estaban cerrados. Esta información puede ser útil para otros investigadores :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo depende de lo que se entienda por constructivismo y si el constructivismo sociológico, filosófico... y pedagógico son lo mismo o no. Según la vía que tome irá usted a parar a Piaget o la filosofía de la expresión (al idealismo alemán y a sus diversas variantes: de la pedagogía socialista de Dewey a la pedagogía fascista de Giovanni Gentile).
      Sólo si Dewey es constructivista, las "progressive schools" lo son. Pero si lo son, debería usted leer las críticas de Dewey a la deriva de estas escuelas. De la misma manera que me parecen relevantes las críticas del último Bruner a sus propias posiciones.
      Piaget parte de la hipótesis de que el contenido del conocimiento es menos relevante que su forma o, dicho de otra manera, que las formas de la epistemología genética (por cierto, esta expresión merece ser criticada) varían de acuerdo con la lógica de su desarrollo interno (en un sentido muy hegeliano). Si esto es constructivismo, entonces Vygotski no es constructivista.
      No creo que deba extenderme más ni que deba interferir en las orientaciones que, a buen seguro, recibirá usted de su director de tesis.

      Eliminar
  6. Sí, tengo pendiente leer Experiencia y Educación. Apunto lo de Bruner. Entiendo que primero nació el constructivismo y después las "progressive schools". Voy por la vía del pedagógico. Mi directora trata de orientarme, pero no es experta en este tema. Al ser una tesina, y una universidad privada, asignan a los directores de forma aleatoria. Ha sido una cuestión personal arriesgarme a coger este camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya despacio: en los Estados Unidos el llamado "Progressive Education Movement" nació en la penúltima década del siglo XIX (1880).

      Eliminar
  7. Gregorio. No me confunda desde la pedagogía universitaria, un TFG (trabajo de final de grado)con una tesis doctoral con director.

    ResponderEliminar