miércoles, 17 de febrero de 2016

A mí esto sí me parece poesía

Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

18 comentarios:

  1. Pero te dirán que es poesía 'paternalista' y patriarcal... je, je.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de neo-radicales pequeñoburgueses pero meganarcisistas vacuo-cursis hasta la mismísima coronilla.

      Eliminar
  2. Estoy esencialmente de acuerdo con usted, Sr. Luri, aunque a mi siempre me ha dado mucho reparo pedirle que perdone mis ofensas como yo perdono a los que me ofenden. Me da la sensación de que le estoy pidiendo que me condene. Ya vé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo comprendo muy bien. Yo estoy muy, muy lejos de ser un modelo de cristiano... peor a veces me gusta entrar en una iglesia y decir esta poesía muy despacio, masticando lentamente cada palabra. Creo que lo hago como un ejercicio de resistencia íntima... antes de que se transformemos todas nuestras iglesias en casas de cultura o cosas de este tipo.

      Eliminar
  3. Un comentarí de l'Agustí Alcoberro a Facebook:
    Si toca defensar-la per raons polítiques, cap problema; ja la defensarem en nom de la llibertat d'expressió. Però algú hauria d'explicar-li que des del punt de vista avantguardista, això seu està més tronat que el Seat 600. és un avantguardisme anacrònic, més que tòpic i sense cap esforç intel·lectual solvent. L'avantuardisme de la Dolors Miquel és de llibre, previsible. Si la llibertat d'expressió fos intel·ligent hi guanyariem tots.

    ResponderEliminar
  4. lo mismo digo, ¿dónde hay que firmar?

    ResponderEliminar
  5. Incluso a los agnósticos no conmueven esas palabras que han pasado todos los filtros del tiempo. Lo otro, lo de la poetisa, ¿nunca acabará el infantilismo? El culo, caca, pis... Y ahora encima con patrocinio institucional. En fin. Una cruz.

    ResponderEliminar
  6. Entre lo de la okupa mal....vestida
    y lo de ésta poetisa mal....fo...rmada
    Esto de Catalunya ya no es matrix nacionalista
    sino matriz vaginal...Freud sácanos del pozo!
    Automata

    ResponderEliminar
  7. Se diría que todos los falangistas se han metido en un probador de Zara, han dejado en la percha la boina roja y la camisa azul y han salido llenos de piercings y con una camiseta con mensajito reivindicativo. La verdad es que no encuentro exagerado comparar a esta mamarracha de Padre Nuestro progre con aquellas "chicas" de la Sección Femenina de Pilar Primo de Rivera. Si bien es cierto que donde pone "Femenina", tendría que poner "Feminista". No está bien dicho pero creo que se me va a entender: esto es puro falangismo inverso.

    ResponderEliminar
  8. Un dels casos de "vergonya aliena" pública més feridors dels últims temps. Un ridícul infinit...

    ResponderEliminar
  9. Yo a mal menor, hubiese encontrado más poético versionar el AVE MARIA..
    Suena como más dulce y refinado que el PADRE NUESTRO

    Dios te salve,
    María,
    llena eres
    de gracia,
    y el Señor es contigo.
    Y Bendita eres,
    entre todas las mujeres.
    Y bendito es el fruto
    de tu vientre, Jesús.
    Santa María,
    Madre de Dios,
    ruega por nosotros,
    pecadores.
    Ahora y en la hora
    de nuestra muerte. Amén.

    Automáta.

    ResponderEliminar
  10. Queda clar que la poesia no és el fort de la Colau. Ni tampoc la comprensió de textos, pel que acabo de llegir al seu Facebook...
    ------

    "Desde el máximo respeto a las creencias de cada uno, quiero defender a la poetisa que sin intención de ofender a nadie, utilizó “la plegaria” como forma metafórica para recordar el poder creador de la “madre” en contraste con la represión de una cultura patriarcal que aún hoy sufrimos. Esa misma cultura machista que hace que dirigentes del PP no se escandalicen ni monten campañas por las decenas de mujeres asesinadas, y las miles de violadas y agredidas cada año por el simple hecho de ser mujeres.
    Señor Fernández Díaz, que lidera la indignación y pide dimisiones… el poema no era blasfemo. Ni siquiera hablaba de Dios o de la Iglesia. No pretendía ofender al cristianismo sino hacer hincapié en el derecho de la mujer a decidir sobre su vida y su cuerpo."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... al menos que me dejen decidir a mi lo que me indigna y lo que no.

      Eliminar
  11. En efecto, es una sandez de bastante mal gusto, una reivindicación "muy poco currada". Pero cuando escucho este griterío llego a dos conclusiones. La primera, que todo el mundo tiene derecho a decir sandeces y, también, a que no nos gusten. La segunda es la especial atención que tenemos a las sandeces de los mismos. Con lo cual, no se critica la sandez, sino que se condena a los mismos.

    ResponderEliminar