domingo, 13 de diciembre de 2015

Para mí, el disco del año

Más AQUÍ

Ustedes ya saben que yo oigo "Shostakovich" y saco el reclinatorio. Pero nunca les he contado que un mes de marzo, camino de Soria, se me apareció Dios. Estaba ascendiendo a la meseta y dejaba el Moncayo a mi izquierda, completamente nevado. El cielo era de un azul homogéneo, luminoso y próximo. Parecía que si uno se pusiera de puntillas podría sacar la mano del mundo y saludar al cosmos entero. Y de repente, en la radio comenzaron a sonar los Sonetos de Petrarca de Liszt. No seguiré por no parecer cursi. Pero les aseguro que aquel fue uno de los momentos más intensos de mi vida.  Y sólo por ese momento estoy en deuda permanente con el Círculo Filosófico Soriano. Bueno... por ese momento y porque al recibirme uno de sus componentes me advirtió: "¡A ver de qué vienes a hablarnos, porque aquí sólo nos interesa lo eterno!".

2 comentarios:

  1. No nos vengas con postmodernidades de la capi que aquí sólo hablamos de Dios, del bien y la belleza.
    Te esperamos para el año próximo Gregorio. Te echamos de menos.
    Ismael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un fuerte abrazo, Ismael. Yo también os echo de menos. Pero aunque el espíritu es fuerte, la agenda es débil.

      Eliminar