domingo, 18 de enero de 2015

El Sistema

Este fin de semana he recibido dos invitaciones: una, para dar varias conferencias en la República Dominicana y, la otra para visitar Venezuela. Por si fuera poco, me ha escrito el director de marketing de una importantísima empresa multinacional. Cuando el azar juega en tu equipo, la vida es una cómoda cuesta abajo. Lo que ocurre es que el azar es muy antojadizo. 

Cuando se habla de experiencias de éxito en educación todo el mundo piensa en Finlandia, Shangai, Singapur o Corea. Poca gente conoce el milagro que se está llevando a cabo en Venezuela con el Sistema, un proyecto de formación musical iniciado en 1975 por José Antonio Abreu y que hoy está impartiendo cuatro horas semanales de formación musical a 500.000 niños, habiendo creado una compleja red de coros y orquestas por todo el país. Insisto en la fecha de 1975, porque el Sistema no es un proyecto bolivariano, sino el proyecto más serio y riguroso que se haya llevado a cabo nunca de formación musical. El viernes y el sábado tuvimos en el Palau de la Música al resultado más visible de este proyecto, la Orquesta Sinfónica Simón Bolivar de Venezuela -hoy va camino de Valencia y de allí se traslada a Madrid- y tuve la fortuna de encontrarme personalmente, en el camerino del Palau -antes y después del concierto- con Gustavo Dudamel.


2 comentarios:

  1. Pues si tiene la oportunidad de ir a Venezuela (y leería goloso la crónica de esa visita) no olvide echar a su maleta un ejemplar de la biografía de Clavé escrita por Josep M. Poblet. Josep Anselm Clavé i la seva època (1824-1874). 1a ed. Barcelona: Dopesa, 1973. Seguro que Abreu descubre un alma gemela. Y aquí, un héroe cívico como Clavé, aún sin su serie televisiva, que es la consagración popular de la Historia.

    ResponderEliminar
  2. Tiene usted toda la razón señor Poz. Gracias a él la tradición del canto coral. De aquellos años tendríamos mucho que aprender. A veces pienso que la enseñanza es como todo, o te pasas o no llegas, como al "Siete y medio" o el "Balckjack". Modestamente, me cabe el honor de haber diseñado las cubiertas de esta edición de Dopesa que menciona, yo era un joven que apenas comenzaba su profesión. Saludos.

    ResponderEliminar