viernes, 12 de diciembre de 2014

Democracia y constitución

I

Si de verdad creyéramos que todos somos iguales, no tendríamos inconveniente en designar por sorteo a los principales cargos públicos. Pero hasta los antiguos atenienses sometían el sorteo de cargos públicos a importantes restricciones. En primer lugar, no todos los ciudadanos eran elegibles. Había un filtro previo que era respetado escrupulosamente. En segundo lugar, a los elegidos por sorteo se los sometía a un riguroso interrogatorio. Por lo que cuenta Aristóteles en La constitución de Atenas, había que despejar cualquier duda sobre dos importantes cuestiones: si trataban bien a sus padres y si pagaban sus impuestos. Una vez superada la "comisión de investigación", juraban públicamente y con gran solemnidad que desempeñarían el cargo que les había tocado en suerte con justicia, de acuerdo con las leyes y sin aceptar ningún regalo.

II
Sólo los ingenuos creen que las leyes viven en los códigos legales. O viven en la conducta de los ciudadanos, o están muertas. Esto viene a cuento de lo que dice Kant en Sobre la paz perpetua (mi ejemplar está publicado por Espasa-Calpe en Madrid en 1933): La constitución convierte a una muchedumbre en un pueblo. Ese es el papel de la Constitución. La Constitución es una causa final, no una causa eficiente. Por lo tanto, allá donde no hay un pueblo, ¿se puede decir que haya una Constitución?

13 comentarios:

  1. El libro se titulará "Machiavelli’s Mistake: Why Good Laws Are No Substitute for Good
    Citizens".

    http://tuvalu.santafe.edu/~bowles/Nicolo%20Machiavelli.pdf

    Ojo a la última referencia de la bibliografía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. “Legislators make the citizen good by inculcat-ing habits in them,” Aristotle had written in the Ethics. “It is in this that a good constitution dif-fers from a bad one” (Aristotle 1962, 103). Aun en el caso de que esto fuer aun placebo... sería un placebo necesario.

      Eliminar
  2. Sí claro, pero :
    " It was just a short step to the complacency of a professed indifference toward the
    nature of individual preferences combined with an inflated idea of the ability of clever
    incentives to induce an entirely amoral and self-interested citizen to act in the public
    interest. A skeptic of this view, the political philosopher Leo Strauss (1988, 49) wrote:
    “Economism is Machiavellianism come of age.” But the working assumptions and
    hubristic overconfidence of the neoclassical policy paradigm can hardly be traced to
    the sixteenth-century Florentine".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ese es el quid de la cuestión.

      Eliminar
    2. Lo he estado buscando y ahora lo tengo delante: "No hay una diferencia natural entre los devotos del eros noble y los devotos del bajo eros porque no hay una diferencia natural o intrínseca entre buenas y malas acciones" (L.S., Sobre el Banquete).

      Eliminar
    3. Por eso el aborto de un feto de cuatro meses no es un asesinato u homicidio y el de uno de siete sí. Porque las normas que los cualifican como tales dicen lo que dicen.

      ¿Esto es una solución?


      ¿O es sólo para filósofos el saber que la solución no existe?

      Eliminar
    4. Lo que hay es que distinguir entre normas de "derecho natural" y normas de derecho positivo.

      Matar a un ser humano es matar a un ser humano, pero la acción estatal de ejecutar a un reo de pena de muerte no es un asesinato. Las consecuencias de las acciones importan, eso es todo.

      El tema del aborto provocado es más difícil porque se discute un canon de individualidad humana y, para empezar, eso desde el hilemorfismo de Aristóteles no se puede entender igual que después del surgimiento de la teoría celular , genómica moderna incluida.Pero tambien aquí hay un choque de "derechos" , en este caso entre el nasciturus y su madre que es vivípara.

      En algo sí somos iguales que Sócrates , y es que el filósofo que no se calla a tiempo no contenta a nadie. Un ejemplo :

      http://www.fgbueno.es/med/2009abor.htm

      Aunque Bueno intenta disimular y ceñirse a la pars destruens, no lo logra del todo, y alguno de los que le invitaron se da cuenta.

      Karl Mill

      Eliminar
    5. Hay dos aspectos más a considerar en el aborto que superan -creo yo- la consigna "mi coño es mío":
      1) Pone de manifiesto que la vida, en sí misma, no es un valor y por lo tanto que las razones para traer niños al mundo han de ser sometidas a análisis.
      2) La desvinculación en el humano de la causa eficiente y la causa final, que supone una nueva consideración de las cosas humanas.

      1) y 2) pueden ser puntualmente progresos (o no), pero lo que evidente es que apuntan a algo cuyas consecuencias últimas desconocemos.

      Eliminar
  3. of the neoclassical policy paradigm???
    neoclassical???
    ya estamos otra vez con los típicos prejuicios ramplones y simplones.
    Lean a Marx, que ya dice eso pero con más propiedad. Hablando de propiedad y capital.
    Digo, Marx ya habla de la Bancocracia y el Estado, la pinza maquiavélica de un capitalismo de Estado!!! señores de EStado!!! no neoclásico...por favor!
    En eso coinciden Marx con Hayek, mira tu por dónde

    HdW

    ResponderEliminar
  4. El capitalismo de mercado, no ha existido en 200 años. Los últimos 200 años ha habido un Capitalismo de Estado, no de libremercado. A ver si se enteran!. El capitalismo financiero de los mercado bursátiles se ha mantenido y alimentado gracias a los Bancos Centrales primero y la deuda pública de un Estado compulsivamente gastón. Luego eso, se nos vendió durante los últimos 75 años + - , como una paraíso socialdemocrata del Estado de Bienestar. Ahora, por fin, cuando todos despotricáis del capitalismo de libre-mercado, asociándolo a ese diablo que llamásteis "neoliberalismo" ..se derrumba ese Capitalismo de Estado que ha sido un paréntesis en la Historia del Capital. Ahora que la bola de nieve se ha hecho un enorme agujero negro de deuda impagable, mientras jugaban a ping-pong el Estado y los bancos, ahora esa pequeña bola de ping-pong les estalla en medio de la partida. Y las bolsas ya no pueden seguir viviendo de esos dos sujetos. Esa enana blanca del ping-pong, ha colapsado y va estallar dispersándose por todo el universo electrónico de los data. El capitalismo de Estado está llegando al final. y con él también el Estado moderno. Ahora podrá continuar, después del paréntesis de 200 años, el capitalismo de mercado en un nuevo espacio político de polis-estado, y que cada palo aguante su vela.
    HdW

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabe lo que me tranquiliza que al final ganen los justos.

      Ya lo decía Engels :"Cuántos sufrimientos se habría ahorrado la Humanidad si Ricardo Corazón de León hubiese sido librecambista".

      Karl Mill

      Eliminar
  5. ¡ La Secta Austriaca....! Quelle Horreur !

    ResponderEliminar
  6. Karl Mill y anónimo...
    pre-juzgarles no querría,
    como sí Uds han hecho,
    con un servidor que querría,
    preguntarles sobre el hecho,
    ¿No es que maman de las ubres
    de ese Estado que es su vaca?

    HdW

    ResponderEliminar