martes, 9 de septiembre de 2014

Mi vida estos días

Madrugar. Escribir. Escribir. Leer. Corregir. Leer. Escribir. Mi nieto. Corregir. Corregir. Escribir. Fisioterapeuta. Magnetoterapia. Escribir, escribir... La monotonía se rompe (además de la que se encarga de romper mi nieto) uno de cada quince días con infiltraciones de "factor de crecimiento" en la rodilla. Menos mal que tengo amigos que vienen a visitarme y me sacan a cenar de vez en cuando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mis espías nunca vuelven sólo una vez

Esta tarde he participado en la presentación de un libro de Pep Masabeu: 20 històries de superació al Raval . Al terminar se me acerca un s...