martes, 9 de septiembre de 2014

Mi vida estos días

Madrugar. Escribir. Escribir. Leer. Corregir. Leer. Escribir. Mi nieto. Corregir. Corregir. Escribir. Fisioterapeuta. Magnetoterapia. Escribir, escribir... La monotonía se rompe (además de la que se encarga de romper mi nieto) uno de cada quince días con infiltraciones de "factor de crecimiento" en la rodilla. Menos mal que tengo amigos que vienen a visitarme y me sacan a cenar de vez en cuando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si Kierkegaard hubiese sido Robinson Crusoe...

"Merece notarse que el solitario Robinson, al que le sobra tiempo, no se toma ninguno para meditar en profundidad sobre lo enigmático ...