domingo, 28 de septiembre de 2014

Marx en Londres

Estoy leyendo la interesante biografía de Karl Marx firmada por Jonathan Sperber, y aprendiendo muchas cosas que no sabía. Por ejemplo que en una ocasión en que Marx se encontraba en una situación económica desesperada, durante su exilio londinense, acudió al recurso extremo de buscar trabajo. No encontró ninguno. Su mala caligrafía -"que era execrable", puntualiza Sperber-, le cerró todas las puertas. 

Que cada cual resuelva como le parezca bien este nuevo problema filosófico.

11 comentarios:

  1. Lo cual da un nuevo sentido al decir que Engels interpretaba a Marx.

    ResponderEliminar
  2. Se ve que no buscó trabajo de albañil, creo que para ello no piden buena letra. Y es que todavía hay clases.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podríamos hablar de sus criados, o de la huelga que le montaron sus trabajadores cuando dirigía un periódico, o de su oído a los rusos...

      Eliminar
  3. Mire yo h encontrado esto: "Marx sacó buenas notas en Latín y Alemán, mientras que sus resultados de matemáticas eran malos." (sobre el mismo libro que cita Ud).Lo cual me hace pensar sobre ..su cálculus.

    Pero después leo esto en "KARL HEINRICH MARX CUADERNO SPINOZA . Estudio preliminar y notas de N. González Varela": sobre el examinador de un texto de Marx en Latín, éste finaliza el comentario del trabajo diciendo "....se trata de un trabajo respetable....pero ¡¡¡que letra vergonzosa!!!...

    Luego me entero también que era un fanático de Bach, cosa que le hace definitvamente inocente de su mala caligrafía.
    HdW

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por si le puede ayudar a interpretar a Marx: lo único que le gustaba del ballet eran los decorados.

      Eliminar
    2. Coño! si la dialéctica hegeliana baila como los cisnes, pues el idealismo hegeliano es el ballet del espíritu. Pero la dialéctica materialista es el decorado de cartón piedra, parece que se mueva pero la materia marxista es cartón piedra al lado del espíritu absoluto. En todo caso, la Historia de la producción y de la propiedad de los medios productivos es como el decorado a través del cual brinca suavemente el bailarín del espíritu absoluto.
      HdW

      Eliminar
  4. "¡El recurso extremo de buscar trabajo!" Exacta radiografía de la vida política española, que huye de ese extremo como de la peste, se haya de sacrificar lo que se haya de sacrificar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que yo pretendo hablar bien de los políticos, pero reconozco que me lo ponen muy difícil.

      Eliminar
  5. La caligrafía era entonces muy importante. Ahora, ni siquiera existe. Marx no le daba importancia. Hay que reconocer que, al menos en esto, se adelantó a su época.

    ResponderEliminar