miércoles, 11 de diciembre de 2013

Yo tampoco lo entiendo


Jean Tinguely, “Martin Heidegger - Philosophe”, 1988

10 comentarios:

  1. es muy fácil de entender, simplemente se trata de una 'boutade' sin ningún sentido ni intención.

    abunda este tipo de memeces.

    ResponderEliminar
  2. A tal filósofo inescrutable, tal escultura.

    ResponderEliminar
  3. Recuerda a una azada: la tierra, el barro, el lodo primigenio, etc, etc.
    Y a una máquina que no funciona, desvencijada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me recuerda a un látigo. Ya decía el profesor Lledó que le daba miedo ver el fondo de Heidegger, pero cuando le oía hablar en griego le impresionaba tanto, era de admiración.

      Eliminar
  4. perdonen la frivolité, pero yo sí lo entiendo porque la respuesta la he encontrado en una serie española
    http://www.telecinco.es/laqueseavecina/temporadas/temporada-07/Amador-ahora-artista-conceptual_2_1709955245.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así cualquiera, teniendo un acceso privilegiado al Ser...

      Eliminar
    2. ¡claro un fenómeno!

      Eliminar
  5. Yo veo una cosa mecánica que escandalizaría a don Martín. Ahora bien, ya saben todos ustedes que el Ge-stell es el primer centelleo del Ereignis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si yo no me escandalizo por nada. Por cierto, cuajo tiene el alemán con las palabras: el dispositivo del que nace el acontecimiento. Dicho en términos al químico-marxistas: la cantidad dialecticamente transmutada en calidad.

      Eliminar
  6. Pues es tan claro y transparente como la filosofía del mismo Heidegger.

    ResponderEliminar