jueves, 3 de octubre de 2013

Duran

Por frívolas que me hayan parecido las declaraciones de Duran, que me lo han parecido, me preocupan mucho menos que las reacciones populistas y claramente revanchistas de los que han corrido a tirarle la primera piedra. Posiblemente lo que quería decir Duran es que carece de patrimonio personal para vivir holgadamente cuando se retire de la política. ¡Pues que lo hubiera dicho!

Aquí me han estado llegando mensajes todo el día (que no descarto que no sean de la misma persona) animándome a lanzarme a la yugular del democristiano. No me ha dado la gana publicarlos. 

Te tenían gana, Duran. Ya eras el enemigo. Ahora les has dado municiones. Pero si yo fuera el secretario de un sindicato de profesores, te felicitaría por reconocer lo obvio: el bajo nivel salarial de los docentes. Lo otro, que quieras vivir mejor que un profesor, pues, la verdad, no me parece un crimen. Ahora que se los has dicho a tus electores, que sean ellos quienes decidan con sus votos tu futuro en las próximas elecciones.

Aquí, en este café, tengo escritas dos cosas, que repito ahora:

Pobre pueblo, el que se cree moralmente superior a sus políticos.

Cuanta más gente conozco, mejor me caen los políticos.



6 comentarios:

  1. Lo peor de los políticos españoles es que se parecen mucho a quienes les hemos votado. Estoy totalmente de acuerdo.

    Lo de los salarios bajos de los profesores me recuerda la polémica que, periódicamente, desatan los sindicatos médicos: bajos, ¿con relación a quién?. A los médicos franceses, al salario medio nacional.. De lo que sí estoy convencido es que no existen razones de eficiencia para la disparidad de salarios entre las diversas CC.AA. Ni de los médicos, ni de los profesores.

    ResponderEliminar
  2. No creo, Gregorio, que haya movido a Duran el afán de denunciar el relativamente bajo salario de los profesores, sino el profundo desprecio por una función social escasamente remunerada y tan cerca del proletariado como él se siente de las "élites rectoras" de la cosa pública. El subconsciente le ha jugado una mala pasada y le ha salido de dentro el ramalazo de desprecio al maestrucho de escuela muerto de hambre cuya situación denunciaba el regeneracionista Lucas Mallada. Alojarse a cuerpo de rey en el Palace lleva eso: la soberbia de creerse el cogollito del mundo. Ya he expresado en otras ocasiones, luego soy coherente con mi posición, que no entendía la valoración que se hacía de Duran, y que me parecía un parlamentario mediocre y chalanero, muy de "reservados" y negociaciones en la trastienda, en distancias cortas y buenas compañías decorativas. Ignoro qué conciencia tiene él del respaldo popular que hay tras sus siglas, porque es algo inédito, pero me temo que, llegado el momento de las grandes decisiones, acabará haciendo mella en él el vértigo de lo desconocido. Esperamos acontecimientos que quizá no lleguen. En su lugar seguiremos desayunándonos con palabras.

    ResponderEliminar
  3. Yo tampoco creo que sus declaraciones sean una muestra de solidaridad con los docentes. Simplemente se le ha descontrolado la sinceridad al hombre. Sobre el resto: efectivamente lo por venir lo va a poner a prueba. Mi hipótesis es que dentro de unos años seguirá desayunando en el Palace, o su equivalente. Un político es un superviviente y, como decía un President de la Generalitat, no dimite nunca.

    ResponderEliminar
  4. A mí Duran siempre me ha parecido el paradigma del político español más rancio, que no es ni liberal, ni conservador, ni progresista, ni socialista, ni comunista, ni fascista: es egoísta. Toda su labor política se reduce a mantener y mejorar su propio estatus. Lo que en el mundo animal viene a ser un parásito, vaya. Y antes acaba de ministro del PP que apoyando un proceso de autodeterminación.

    ResponderEliminar
  5. En el mito de la caverna, cuando Sócrates describe a los habitantes cavernarios que pasan su vida entreteniéndose con sombras, aclara: "son como nosotros". Pues lo mismo debiéramos decir nosotros de los políticos. Pero... por otra parte, quizás sea esencial a la democracia hacerles pagar a los políticos nuestros pecados...

    ResponderEliminar
  6. Que quede claro que a Duran no lo he visto cara a cara en mi vida.

    ResponderEliminar

Más allá de las palabras

"Un par de años antes de su muerte, Isaiah Berlin imaginaba su funeral como un concierto: Alfred Brendel tocando una sonata de S...